*

Culto
Así suena Lanza Internacional, la nueva encarnación de los hermanos Durán de Los Bunkers

Así suena Lanza Internacional, la nueva encarnación de los hermanos Durán de Los Bunkers

“No hay temas de Los Bunkers. Esto es otra banda”, dice Mauricio Durán en el DF, a minutos del debut del nuevo proyecto de los fundadores de la banda chilena más emblemática de la década pasada. “Imagínate a Gorillaz tocando una canción de Blur, ¿Te gustaría?”, reclama Francisco, el menor de los hermanos de Talcahuano, quienes iniciaron su novísima incursión musical en México. ¿Cómo suena Lanza Internacional? ¿Hacia dónde apunta esta agrupación? Esta es la intrigante propuesta musical que puso la lápida definitiva al grupo penquista.

La previa

Francisco Durán (35) es el vocalista y guitarrista de Lanza Internacional. En una cálida mañana de Ciudad de México, confiesa: “Eres la primera persona en escuchar un ensayo nuestro”.

A cuatro de días de su debut en vivo, la banda prepara en una pequeña sala en la zona centro sur del Distrito Federal la presentación que tendrán en El Imperial, un local que en Santiago sería como el Bar Loreto y que quedará en los anales como el comienzo del nuevo proyecto de los ex miembros de Los Bunkers.

Mauricio Durán (40) llega algo retrasado. Fue a buscar los primeros “Fanzines”, panfletos clásicos de la escena punk, con los que la banda se dará a conocer en una primera instancia.

Los Durán, que viven hace casi nueve años en México, han sabido mantenerse activos como productores y colaboradores de diversos músicos, tales como Pepe Aguilar, Emmanuel del Real y los míticos Ángeles Negros. Pero en concreto, los oriundos de Talcahuano no han vuelto a liderar un proyecto sobre un escenario desde la última vez que se presentaron con Los Bunkers, un 27 de marzo del 2014 en el festival más emblemático de México, el Vive Latino.

Tres años y casi dos meses después de esa fecha, Francis y Mauri tienen claro que en esta década la gestación de una banda es completamente desde la autogestión. “Estamos buscando manager”, revela sin pudor Mauri, ateniéndose a la realidad que exige al músico no sólo preocuparse de las canciones, sino también de la grabación, promoción y difusión de su proyecto.

Todo en la sala de ensayo evoca a estar en un museo: una batería Ludwig Classic Maple del 64’, marca insigne de Ringo Starr; un bajo Rickenbacker modelo 4003 rojo, utilizado por el clásico miembro de Los Jaivas, Mario Mutis; y una Gibson Les Paul Custom Shop, que es de las guitarras eléctricas más apetecidas del mundo, conforman el arsenal del trío, que durante las primeras canciones del ensayo muestran una fuerza que no hace extrañar más integrantes. Un “power trío” como se diría en décadas pasadas.

El sonido de Lanza Internacional recuerda inmediatamente los 80. Pero no esos años de la dictadura chilena donde prevalecía la música anglo en las radios, sino más bien remite al auge musical que se daba en otros países de Latinoamérica como Argentina, en donde predominó una estética y una música rockera de corte bailable, relacionado a actos como Virus y los primeros años de Gustavo Cerati en Soda Stereo, como también cierta predilección a los ritmos y melodías de Talking Heads.

Los hermanos Durán se plantan en la sala con su seguridad habitual, mirando de frente a Ricardo Najera, mejor conocido como “Rica”, que se despliega como baterista, programador de secuencias y tercer integrante del proyecto que se mantuvo oculto por casi un año.

“Llevo de gira entre seis y siete años” dice el experimentado percusionista, quien ha tenido una apretada agenda como parte de la banda Instituto Mexicano del Sonido, además del proyecto de covers en español de Morrissey, liderado por Chetes, llamado Mexrrissey, y de otras colaboraciones junto al conocido Toy Selectah de Control Machete.

Hace casi una década que Rica conoció a los hermanos Durán, a través de “Meme“ del Real, integrante de Café Tacuba, quien también ofició como productor de Los Bunkers en los discos Música libre (2010) y La velocidad de la luz (2013).

“Hay un redoble que ahora último se me olvida no sé por qué. Me parece que el nerviosismo aparece, pero se manifiesta de una forma indirecta”, explica Rica, respecto al show que se les viene en tres días.

“Más que nervios, hay ansias por tocar”, simplifica Francis en el descanso, tras haberse tomado el tiempo de dialogar sobre un cuestionado redoble del baterista en una de las canciones del repertorio.

De regreso en la sala, los músicos comienzan a darle una última vuelta al set que tocarán en El Imperial. Inmediatamente asoma una intensidad que perdura en todas las canciones. Francis, con su polera de The Smiths, se mueve y salta. Rica rompe un platillo y el menor de los Durán corta una cuerda en el último tema, con lo que se da por finalizado el repertorio.

Todo esto se percibe como la desgarradora necesidad de tocar en vivo. El cautiverio en el que se ha mantenido la agrupación es la base de las ganas que tienen los tres músicos de salir a conquistar el público mexicano.

“Lanza Internacional es una banda en la cual todos queremos dedicarle nuestro tiempo al 100%”, afirma Mauri.

Al término del ensayo, la pregunta obvia: ¿tocarán algún tema de su ex banda?

“No hay temas de Los Bunkers, esto es otra banda”, responde tajante el mayor de los Durán.



El día de los lanzas

Jueves 18 de mayo, 19:30 horas. El trío inicia la prueba de sonido junto a algunos miembros históricos del equipo técnico de Los Bunkers en México. La tranquilidad que abunda entre los integrantes, le da espacio al perfeccionismo con que los Durán buscan el sonido que quieren para subirse al escenario e iniciar este nuevo periplo musical.

“En general me sentí cómodo con esta banda y me siento tranquilo con lo que se hizo. Vamos a dejar la patada”, avisa Francis tras la prueba, consciente de que ahora tendrá que tomar la batuta de las voces.

“Lo que me importaba era tener esa sensación de poder tocar relajado”, agrega Mauri.

A una hora de que comience el show, hay una larga fila de gente esperando para entrar. Con sólo unas semanas de promoción en redes sociales y un par de entrevistas radiales, la gente acudió al llamado. Así, sin singles, videos o conferencias de prensa, Lanza Internacional se prepara para subir al escenario. El Imperial está prácticamente lleno.

“Tengo una curiosidad enorme por escuchar estas canciones. Apenas supe de este show sabía que tenía que estar acá”, comenta Óscar, uno de los espectadores.


A tocar

¿Sienten alguna rabia en su música, como de dar vuelta la página categóricamente respecto al pasado? “¿Tú dices por Los Bunkers? Sí, es una vuelta de página definitivamente, como también en un montón de cosas. Es un nuevo inicio para nosotros”, dice Mauri en el backstage, a media hora de subir al escenario.

“Desde que se acabó el ciclo de Los Bunkers siempre pensamos en tomarnos el tiempo suficiente como para llevar a cabo el proyecto siguiente. Creo que cuando nos embarcamos con esta agrupación, tenía que tener un carácter súper fuerte y definido. Durante estos tres años estuvimos delineando ese carácter que queríamos tener”, asegura el ahora bajista.

Los hermanos concuerdan en que el nombre elegido es el eje principal de esta nueva personalidad. Para ellos, es sencilla, rabiosa y con la misma actitud que tiene un “lanza” que, por sorpresa, comete un delito en algún lugar del mundo.

Comienza el show pasada las 10 de la noche. Abren con “Mala fama”, una canción de corte ochentero que es parte de la nueva identidad musical que vienen trabajando los hermanos Durán. El público vibra luego con “Tomar el sol” y “Perna”, el posible futuro single de la banda, donde se destacan las voces de ambos hermanos.

“Ya no me digas si me entiendes/ ya no me digas que me extrañas”, dice una de sus letras.

Sin intención de remitirse a los lamentos del pasado, Lanza Internacional deja en claro con el rock puro de “Corredor” que no quiere más remordimientos. Aquí se destaca la simetría de los Durán al cantar, que se perciben como un bloque de tonos y armonías que se propagan con intensidad similar.

Quizás sin buscarlo, el toque “Bunkers” está presente en ésta y “Hora de dormir”, donde después de unos versos intensos, abren sus melodías a coros masivos y coreables, esos que se impregnaron en la amplia fanaticada latinoamericana que conquistaron con su ex banda.

El corto pero intenso set de canciones termina con “Estación central” y “Remar hacia atrás”, junto a un cover de un ídolo familiar: David Bowie. Un homenaje a uno de sus mentores y una constante en la vida de los músicos, que por años han coleccionado memorabilia, imágenes, ediciones especiales de vinilos y discos del británico. “Beauty and the Beast”, del disco Heroes (1977), le dio la suciedad y distorsión necesaria para terminar un show que se notó que tenía el ensayo necesario para exhibirse ante una audiencia. Esa versión y tal vez otras en el futuro, son parte del ahora repertorio de Lanza Internacional.

Ante la insistencia de por qué no van a tocar nunca un tema de Los Bunkers, esta vez Francis fue el categórico: “Imagínate a Gorillaz tocando una canción de Blur, ¿Te gustaría?”.

Eso es Lanza Internacional, un resurgimiento no con bombos ni platillos, sino que más bien con una fórmula “paso a paso” que se trabaja desde el hemisferio norte y que se traduce en un objetivo claro, que exige dedicación y tiempo, mucho tiempo.

Su presentación ha terminado y los muchachos celebran tras bastidores. Al ser músicos del conocido músico mexicano Pepe Aguilar, éste, quien los fue a ver al local de La Condesa, les obsequió un exclusivo tequila para relajarse después del debut.

“Queremos ver la reacción de la gente, que el grupo prenda o que logre cierta comunicación, después sacar el disco que encontramos que está muy bueno y… dominar el mundo”, había dicho entre risas Mauri antes de subir a tocar. Tras 40 minutos de música ahora disfrutan del resultado y de un camino que ya no está atado a un hit o melodía del pasado.

Sobre el autor: