*

Culto
Live and Let Die: el James Bond de Roger Moore

Live and Let Die: el James Bond de Roger Moore

El actor británico interpretó al agente 007 en siete producciones de las cuales, esta fue la primera oportunidad para demostrar su talento. Tras Sean Connery, creían que Moore sería un fracaso, pero se equivocaron.

En Nueva York, Estados Unidos se desarrolla una reunión con líderes internacionales. El representante de Reino Unido escucha atentamente en su audífono el doblaje en simultáneo de quien habla en ese momento. De pronto deja de escuchar a su traductor. Una persona desconocida cambió los cables e instaló en su lugar un instrumento para noquear al oyente. El líder británico recibe en su oído una sonido de alta frecuencia y cae desplomado sobre la mesa de la conferencia.

En Nueva Orleans, un hombre presencia un funeral. Pregunta a la primera persona que se le acerca: “¿De quién es el funeral?” a lo que le responde: “suyo” para proceder a apuñalarlo. Arroja el cuerpo a la calle y cuando el ataúd pasa sobre su cuerpo, este lo cubre y el cadáver desaparece.

En la isla caribeña San Monique, un ritual vudú se está llevando a cabo. Un hombre está atado a un poste y es amenazado por una víbora. Todo esto transcurre los primeros cuatro minutos de filme.

Estrenada en 1973, este filme dirigido por Guy Hamilton, fue la octava película James Bond y la primera producción que contó con el recientemente fallecido Roger Moore en el rol del agente 007. Live and Let Die, adaptada de la novela escrita por Ian Fleming, gira en torno al negocio de la droga en el caribe.

El jefe de cartel, Harlem, conocido como Mr. Big, pretende distribuir heroína gratis para competir con sus rivales “los barones de la droga”, pero además se enfrentará con el dictador de la isla San Monique, el Dr. Kananga, en donde cultivan amapolas de heroína. Bond comienza su misión investigando la muerte de tres agentes británicos, pero se encontrará con un conflicto mayor en donde la droga, el  vudú, la corrupción y los asesinatos, son una constante.

Pero Live and Let Die no solo llamó la atención por ser un cambio exitoso de actor protagónico, además fue el primer filme Bond en elegir una actriz afroamericana como chica Bond, con Gloria Hendry como Rosie Carver.



La Canción

Compuesta e interpretada por Paul McCartney, “Live and Let Die” fue el tema central de la película debut de Moore. La idea original era que McCartney solo la escribiera y que otro la cantara, pero el ex Beatle solo aceptó crear la canción si también la interpretaba.

Denny Seiwell, baterista de la banda Wings con quienes toca McCartney, dijo que el músico leyó rápidamente la novela y en muy poco tiempo encontró la inspiración para la canción. “Todos pensamos que era genial que estuviéramos haciendo algo para James Bond. Recuerdo lo que nos contó Paul -él dijo un par de semanas antes de hacer las grabaciones que querían que él escribiera el tema para la siguiente película de James Bond y le enviaron el libro para que lo leyera. Estábamos en la casa un día y él había terminado el libro la noche anterior, se sentó en el piano y dijo ‘James Bond… James Bond…da-da-dum!’, y empezó a tocar en el piano. En 10 minutos tenía la canción escrita. Fue genial, realmente”, dijo Seiwell.

El protagonista, Roger Moore dijo a London Times en 2008 que el productor Harry Saltzman no estaba del todo convencido con el demo. “(Saltzman) acudió a George Martin y dijo: ‘Ok, pero ¿a quién obtendremos para que la cante?’ George respondió que había fichado a Paul McCartney.

Esta canción fue nominada en los Oscar como mejor canción original, pero perdió contra “The way we were” de Marvin Hamlisch, Alan Bergman y Marilyn Bergman.

*

Roger Moore personificó al agente 007 en seis producciones más: The man with the golden gun (1974), The spy who loved me (1977), Moonraker (1979), For your eyes only (1981), Octopussy (1983) y A view to a kill (1985).

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov