*

Culto
Recordando Los Imperdonables

Recordando Los Imperdonables

Clint Eastwood estuvo en una masterclass conducida por el crítico estadounidense Kenneth Turan.

Uno de los eventos de la 70 edición de Cannes ha sido la celebración de los 25 años de Los Imperdonables, el western de Clint Eastwood que anteayer se exhibió en una copia restaurada y con el propio realizador entre los invitados.

Un día después, el veterano actor y director estuvo en una masterclass conducida por el crítico estadounidense Kenneth Turan en la sala Buñuel. El auditorio estaba lleno y no cabía un alfiler entre las palabras de Eastwood y el público. Habló de sus inicios como actor en el colegio (“era muy malo y se reían de mí”) y de Los puentes de Madison (“A Meryl Streep nunca le gustó el libro original porque sentía que se centraba mucho en el personaje masculino. Pero cuando leyó el guion, aceptó de inmediato. Lo habíamos adaptado”).

Se refirió también a los años en que fue dirigido por Don Siegel. “Aprendí mucho de él. Sobre todo a ser eficiente en el rodaje, a aprovechar el tiempo y a no intelectualizar demasiado”, afirmó sobre el hombre que realizó Harry, el sucio.

Sobre el autor: