*

Culto
Millennial Whoop: por qué las canciones pop suenan tan parecidas

Millennial Whoop: por qué las canciones pop suenan tan parecidas

Hace algún tiempo que las canciones pertenecientes al género pop, suenan muy parecidas entre sí. No se trata de plagio, más bien de una formula más que probada y replicada por muchos artistas del segundo milenio.

«Pop» deriva de «popular music», y nació a finales de los 50 como una mezcla entre los géneros más escuchados en esa época. Hoy sigue siendo ese el concepto, los temas más pegajosos, que se toman las radios y todos han escuchado al menos una vez cuando entraron a alguna tienda, en algún taxi o en la televisión.

Desde Beethoven, pasando por Baltimora, hasta Katy Perry, The Lumineers y Kings of Leon; todos ellos – y muchos más – han hecho uso de una técnica acuñada por Patrick Metzer como «Millennial Whoop»: “Es una secuencia de notas que alternan entre la quinta y tercera nota de una escala mayor, típicamente empezando en la quinta”, explica Metzer. La secuencia de notas comienza desde la música clásica en composiciones de Beethoven, la canción “Tarzan boy” la retomó a mediados de los 80, y a partir del 2010 regresó para quedarse.

“El ritmo usualmente es en línea recta, pero puede empezar en el «downbeat» o «upbeat» en las canciones. Un cantante usualmente acuña estas notas con el fenómeno “Oh”, usualmente en el patrón  “wa-oh-wa-oh”. Y está en tantas canciones pop que es criminal”, dijo Metzer en su blog.


Algunos ejemplos:


La música pop, como señala Metzer, está basada en técnicas que provoquen un efecto de familiaridad en el auditor, da suficiente orientación para permitir a nuestras mentes procesar una canción como parte de nuestra cotidianidad. Pero esta no es la única herramienta musical que se reitera en las canciones pop.

El grupo Axis of Awesome develó el efecto de los “cuatro acordes”, una progresión presente en innumerables hits, incluso algunos que escapan del género pop propiamente tal.


Algunos de los tantos singles que se basan en los cuatro acordes:

 

Sobre el autor: