*

Culto
La última canción de Cerati

La última canción de Cerati

El 15 de mayo de 2010, Gustavo Cerati realizaba la última presentación de su gira Fuerza Natural en Caracas, pero lo que debía ser el final de su circuito de recitales, terminó siendo su despedida de los escenarios.

Vestido de blanco, como correspondía a la segunda parte del show, Cerati interpretaba “Lago en Cielo” de su disco Ahí Vamos (2006). Con este tema cerraba una gira por Latinoamérica y Estados Unidos que despegó el 19 de noviembre de 2009 en Monterrey, México, para dar paso al tramo europeo con sus presentaciones en España programadas para octubre.

El campus de la Universidad Simón Bolívar estaba repleto y el sonido había sido magistral – a diferencia del show en Bogotá, en  donde el anfiteatro de cemento y techo de chapa, brindaron una acústica deplorable-. Cerati tomó la guitarra y jugó con ella como quiso, “Lago en el cielo” se extendió por un par de minutos con un solo de guitarra que Gustavo se negaba a dejar ir. “Chao Venezuela “, dijo al público. Los últimos acordes sonaban, lanzó un beso a sus espectadores y cerró con un simple “Hasta la próxima, chao”.

Pero no hubo una próxima, ni en Caracas, ni en Venezuela, ni en ningún otro punto del planeta. El ex Soda Stereo, se retiró del escenario, se dirigió a los camarines y tras comer algo, conversar con parte de su equipo y formar parte de la fotografía grupal; su voz se apagó.

La gira de Fuerza Natural (2009) el quinto y último álbum de Cerati, lo llevó a un viaje de recitales que ya tenía siete meses de camino. Tomaba algunos recesos, pero la rutina consistente en subir y viajar de un avión, los shows en que interpretaba entre 20 y 30 canciones, las noches de festejo tras cada presentación y las dos cajetillas diarias de cigarro, fueron más fuertes.

El cuerpo de Cerati no quería más guerra, ya le dio una fuerte señal el 2006 con la trombosis en su pierna derecha. Le indicaron que bajara el ritmo, que dejara el cigarro, pero el regreso de Soda Stereo en Me verás volver (2007) y su novia veinteañera, rápidamente lo hicieron olvidar las recomendaciones, y que ya no gozaba la fuerza de los 80s.

“Gustavo tuvo una descompensación luego del show en Caracas, pero informamos que se está recuperando favorablemente”, escribió Fernando Travi, mánager de Gustavo desde su teléfono cuando ya estaba seguro que la noticia se filtraría inevitablemente. Sin saberlo Travi mintió en ese comunicado, Gustavo no se estaba recuperando favorablemente.

El músico fue tratado como si hubiese sufrido un problema cardíaco, al ver que respondía, le sirvieron comida normal el primer día y segundo día, y se auguraba el alta para el día siguiente, tal como registró Juan Morris en su libro Cerati La Biografía. Sin embargo, Cerati contenía una bomba de tiempo que nadie anticipó.

El 18 de mayo el neurólogo Vladimir Fuenmayor, informó que el artista “tuvo una isquemia cerebral que venía evolucionando en forma adecuada y en las últimas horas ha llegado a un gran edema cerebral y un deterioro progresivo de sus cuadros neurológicos”. Posteriormente, Cerati fue sometido a cirugía para aliviar la presión que su cráneo sufría, pero ya era demasiado tarde. El autor de “En la ciudad de la furia” jamás volvería a ser el mismo.

Su último recital comenzó con 7 temas seguidos de Fuerza Natural, abriendo con el homónimo del disco. Luciendo un traje negro -y desde la segunda mitad del show uno blanco- repasó las canciones de su carrera solista, de Fuerza Natural retrocedió a Bocanada (1999) con “Perdonar es divino”, para avanzar al futuro con “Uno entre 1000” de Ahí Vamos (2006). Incluyó en el repertorio singles de Siempre es Hoy (2002), Amor Amarillo (1993) y Colores Santos (1992), pero solo uno de Soda Stereo: “Trátame Suavemente”.

Casi como una sentencia, “Crimen” fue la penúltima canción: “Y otro crimen quedará, otro crimen quedará, sin resolver”.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera