*

Culto
Festival de Cannes modifica sus reglas tras impasse con Netflix

Festival de Cannes modifica sus reglas tras impasse con Netflix

El encuentro de cine más importante del mundo que comienza la próxima semana decidió mantener en competencia a dos cintas producidas por Netflix que no se exhibirán en salas de cine y que provocaron la ira de los exhibidores galos.

Se puede decir que en este episodio de la guerra entre entre Netflix y las salas de cines, nadie ganó y sólo hubo sucesivos malentendidos. Tras una serie de desencuentros que comenzaron hace un mes cuando el encuentro seleccionó para la codiciada Competencia Oficial a dos películas producidas por Netflix, finalmente se decidió que ambas cintas sigan en la muestra. La medida defraudó de alguna manera las expectativas de los propietarios de cines en Francia, que buscaban que los largometrajes tuvieran al menos un tiempo de exhibición en teatros o, en caso contrario, salieran de la competencia. Por regla general, Netflix no muestra sus películas en el circuito comercial de cines en ninguna parte del mundo y, en esta ocasión, los exhibidores franceses (que participan con voz y voto en el directorio del festival) pedían que la compañía hiciera una excepción y permitiera que sus dos filmes en competencia de dieran algunas semanas en las salas de Francia.

Finalmente Netflix se opuso a tal salida y el encuentro respondió modificando sus reglamentos: desde el próximo año, todas las películas que compitan tendrán que asegurar su exhibición comercial en los cines. Fue una reacción que deja la relación de Netflix con Cannes en el mismo punto cero en que estaba hasta antes de este año: si Netflix sigue con su política de dar filmes únicamente vía streaming, este puede ser su primer y último año en Cannes. Por otro lado, puede pasar algo aún más raro: si una de las cintas llega a obtener la Palma de Oro, por primera vez la ganadora del festival de cine más prestigioso del mundo no pasará por salas.

Las películas son The Meyerowitz stories, de Noah Baumbach, y Okja, de Boon Joon-Ho. La primera es una comedia del director independiente responsable de The squid and the whale y Greenberg que reúne a Dustin Hoffman, Ben Stiller y Adam Sandler, mientras que la segunda es una arriesgada producción ambientada en un futuro distópico, con Tilda Swinton y Jake Gyllenhaal. Hay grandes expectativas para ambas cintas, considerando que pertenecen a directores que han recibido premios en varios festivales anteriores y cuentan con elencos reconocidos. Desde Netflix, su CEO Reed Hastings criticó la situación que se ha desatado a través de su cuenta en facebook: “El establishment se ha alineado contra nosotros”. Luego aprovechó de promover irónicamente una de las películas: “Ve Okja en Netflix el próximo 28 de junio. Maravillosa película que las cadenas de cine quieren sacar de la competencia oficial del Festival de Cannes”.

Sobre el autor: