*

Culto
Tope de fechas complica a festival encabezado por The Who

Tope de fechas complica a festival encabezado por The Who

La cita, con Guns N’ Roses y Aerosmith, está cerrada para el Estadio Nacional, pero el Ministerio del Deporte informó que no se podrá usar el lugar, por coincidencia de fechas con un torneo juvenil y para eventualmente no afectar la organización de los Panamericanos de 2023.

Hasta ahora, es el gran festival del segundo semestre y una suerte de fiesta soñada para los militantes del rock clásico: The Who, Guns N’ Roses, Aerosmith y Def Leppard juntos durante dos jornadas de fines de septiembre en el Estadio Nacional. Pero la cita ha enfrentado en las últimas semanas una serie de complicaciones que han puesto en duda su desembarco en el coliseo capitalino, aunque sus responsables, la productora local The FanLab, aún no han anunciado de manera oficial el concierto. Un asunto que, además, ha enfrentado a la compañía de espectáculos con autoridades del Ministerio del Deporte.

Todo comenzó en 2016, cuando la entidad obtuvo por parte del Instituto Nacional de Deportes (IND) la confirmación del sitio de Ñuñoa para albergar el evento en el lapso que va del 26 al 29 de septiembre de este año. Luego, siguiendo el curso natural de esta clase de negociaciones, The FanLab cerró con los representantes de los cuatro artistas su visita al país, además de todos los detalles relativos a un recital de alta magnitud, como adelantos económicos, asuntos logísticos, o coordinaciones para anuncios publicitarios e instancias que guardan relación con la seguridad pública.

Sin embargo, en abril, el Ministerio del Deporte, en coordinación con el IND, les informó a los promotores chilenos que no podrían ocupar el reducto para esas jornadas, ya que existía un tope de fechas no abordado en el trato inicial: el comienzo de la segunda versión de los Juegos Suramericanos de la Juventud, los que se extenderán desde el 29 de septiembre al 8 de octubre, y que tienen a las instalaciones del estadio santiaguino como una de sus sedes.

Según distintos conocedores de las conversaciones, el organismo estatal habría argumentado que ambas instancias serían finalmente incompatibles, sobre todo bajo la perspectiva de que un festival de ambición multitudinaria se realizara en pleno desarrollo de los juegos deportivos. En ese sentido, tal dualidad podría afectar o tener alguna eventual consecuencia en las perspectivas que posee el Estado para organizar los Juegos Panamericanos de 2023, donde Santiago es la única ciudad candidata tras la deserción de Buenos Aires.

Como una búsqueda de solución al embrollo, la empresa de conciertos reservó el Movistar Arena del Parque O’Higgins y le propuso al Ministerio del Deporte realizar en ese espacio la inauguración del evento deportivo juvenil. Eso sí, ellos debían correr con todos los gastos correspondientes. Aún no hay una resolución con respecto a este punto.

Otra salida que se sondeó fue la alternativa de realizar el festival en otras fechas, opción hoy inviable debido a la agenda en la región de las bandas. Por ejemplo, The Who -el mayor atractivo que ofrece la cita- se presentará el 23 de septiembre en Rock in Río, de Brasil, para luego hacer lo mismo el día 26 en Porto Alegre. Después vendría el aterrizaje en Chile, para posteriormente tocar en Buenos Aires el 1 de octubre. O sea, el apretado intervalo de días entre cada una de las presentaciones no permite un mayor movimiento en el calendario. De hecho, todas las otras plazas sudamericanas por donde pasarán The Who, Guns N’ Roses, Aerosmith y Def Leppard ya anunciaron hace semanas sus respectivos shows y empezaron la venta de tickets.

Por ello, los productores santiaguinos están con los plazos al límite y sólo esperarían hasta hoy para obtener una respuesta definitiva del Ministerio del Deporte. En los últimos días, se ha intentado llegar a un acuerdo para que finalmente el Nacional pueda recibir al festín rockero. De no lograrlo, The FanLab podría recurrir a una serie de organismos comerciales y judiciales para iniciar una acción que busque dar salida al conflicto.

En tanto, también se ha pensado la alternativa de mudar el recital a otro estadio, como el Monumental (con menor capacidad), pero los compromisos adquiridos a nivel logístico y contractual con los grupos hacen compleja tal modificación. Además, se han realizado consultas a diversas entidades, como el Ministerio de Relaciones Exteriores o la embajada inglesa en el país, con el objetivo de buscar asesoría en la materia.

Consultado por el tema, desde el IND comentan que están analizando la situación actual. Desde el circuito nacional de conciertos, se afirma que la extensión del problema podría significar un daño a la industria en la órbita internacional, tal como alguna vez sucedió en 2009, cuando la imposibilidad de utilizar el Estadio Nacional para la música abortó la venida de AC/DC.

Sobre el autor:

Claudio Vergara |
Subeditor de Espectáculos de La Tercera y periodista especializado en música popular.