*

Culto
La dura historia de Natichuleta será llevada al cine en Brasil

La dura historia de Natichuleta será llevada al cine en Brasil

En el cómic No abuses de este libro, la ilustradora narra los abusos sexuales que sufrió de niña.

Pasó de ser una anónima estudiante de diseño gráfico a una ilustradora emergente y reconocida. Natalia Silva (Santiago, 1993) dio el paso hace un año, cuando publicó con el seudónimo de Natichuleta la novela gráfica No abuses de este libro, en la que narra los abusos que sufrió en su pubertad de parte de la pareja de su madre, un hombre al que identifica en el libro como R.

“En ese tiempo comencé con clases de ballet. Lamentablemente mi mamá trabajaba hasta muy tarde, al igual que mi papá. Por lo que R. me iba a buscar”, cuenta en el libro. En una escena en que R. y ella van en el auto, él le dice: “Nos vamos a quedar solos un ratito, tu mamá llega en la noche”. Aquellas situaciones facilitan el actuar del abusador, que la protagonista tendrá en su círculo cuatro años más. Pero en el libro, ella transforma la realidad: la protagonista se llama Tina, y cada vez que ella u otra niña se ve amenazada por un abusador, aparece la heroína Natichuleta a rescatarlas. “Decidí publicarlo como una especie de terapia; muchas veces se minimiza el tema del abuso, se justifica diciendo que no es tan grave. Eso me enrabia”, explica.

Desde entonces, Natichuleta se convirtió en parte de la fauna de ilustradores chilenos jóvenes, pero también en portadora de un mensaje; la han invitado a dar charlas en colegios de Santiago y Valparaíso, a compartir su experiencia con niños y niñas, y en algunos establecimientos han incluido su libro como lectura complementaria.

Hace pocos días la ilustradora cumplió 24 años y una buena noticia le llegó como regalo: “Todo partió cuando mi abuelo, el escritor Juan Forch, me dijo que un amigo suyo, el cineasta brasileño Helvécio Ratton, había leído mi libro y tenía la idea de hacerlo película”, cuenta.

Tras negociar los derechos, Ratton ganó un fondo audiovisual público en Brasil para el desarrollo de No Abuses, título que llevará el largometraje. “Me encantó el coraje de Natalia al exponer su historia, el tono pop y el buen humor de la narrativa”, cuenta el director. “Además, plantea la discusión sobre el abuso sexual desde un punto de vista nuevo y expone la hipocresía con la que es tratado”. Ratton ha dirigido una decena de largometrajes y documentales. Estuvo exiliado en Chile a principios de los 70, época en la que trabajó en Chilefilms e hizo amigos en el medio cultural local que lo mantendrían ligado a este territorio para siempre.

No abuses se encuentra en la etapa de desarrollo del guión, y esperan respetar la historia original. Ya se han tomado algunas decisiones de cómo será el rodaje: “Pienso trabajar con actores y utilizar escenas de animación en determinados momentos, como si fuera la imaginación de Tina, la protagonista”, explica Ratton.

No abuses de este libro le cambió la vida a su autora, dice ella: “Pude conocer a artistas que admiraba, como Maliki, Liniers o Power Paola. En cuanto al tema del abuso, fue fuerte, después de cada charla se me acercaban niñas para decirme que también habían sido abusadas y me llegan mails de muchas personas que se sintieron identificadas. Lo que más me da pena es no haber sabido que éramos tantos, porque en su momento me sentí muy sola”.

Sobre el autor: