*

Culto
Verdades enaltecidas

Verdades enaltecidas

A pesar de los errores y desvaríos en los que cae Día del Atentando, es un filme que funciona de manera muy eficaz en el simple género del thriller policial.

El patriotismo estadounidense nunca es más grande que en su cine. Con sus banderas flameando al viento, soldados entregando la vida por los inocentes, ciudadanos dispuestos a dar todo para ayudar al prójimo en momentos de dificultad.

Día del atentado tiene un poco de todo lo anterior y al estar basada en hechos reales, el banquete está servido para hartarse con la exaltación por la patria.

El 15 de abril de 2013, dos bombas de fabricación casera estallaron en medio de la Maratón de Boston. Fueron tres las víctimas fatales, más de 200 heridos, y todo un país consternado y paralizado por la situación. Con noticieros informando sin parar las 24 horas del día, una cacería humana comenzó para dar con los responsables del hecho.

Día del atentado trata acerca de esta cacería, así como de las dificultades y penurias que un puñado de hombres y mujeres vivieron en las horas posteriores a los hechos.

Relato coral tan efectivo como a ratos efectista, esta historia posee los mismos pros y contras que su director, Peter Berg (El sobreviviente, Horizonte profundo) nos tiene acostumbrados. Un ritmo trepidante, patriotismo que exuda cada fotograma, actuaciones, medidas y funcionales, frases perfectas que nunca escuchamos en la vida real pero que calzan bello en la ficción.

El resultado es, antes que todo, un himno de amor y entrega a los habitantes de Boston, así como un homenaje a todos los involucrados en esclarecer lo que había ocurrido. Al mismo tiempo, resulta resulta en un relato que, en busca de entusiasmo y homenaje, cae en la categoría de cine panfletario y propagandístico, que no busca más que demostrar , más allá de toda duda razonable, la increíble resiliencia del pueblo estadounidense.

Además, cae en la contradicción de, aún queriendo celebrar a los implicados, centre la mayor parte de su relato en un personaje completamente ficticio, interpretado por Mark Wahlberg, en vez de indagar en los “incontables” héroes verdaderos.

A pesar de los errores y desvaríos en los que cae Día del Atentando, es un filme que funciona de manera muy eficaz en el simple género del thriller policial. Es un historia trepidante acerca de la cacería de un par de terroristas que se ven cercados y buscan, a como dé lugar, una vía de escape.

La acción no se detiene así como la búsqueda de la justicia. En perspectiva, claro está, los hechos relatados son nimios en comparación con los horrores que ocurren en otras partes del mundo, muchos de los cuales son dirigidos por el mismo país que tanto se lamenta, pero esto no es algo que a Hollywood le traiga con cuidado.


Sobre el autor: