*

Culto
El nuevo mapa del mercado editorial

El nuevo mapa del mercado editorial

Hace una semana Penguin Random House compró Ediciones B en US$ 42 millones, y liderará el mercado hispano junto a editorial Planeta. La concentración impone cambios y desafíos. Opinan editores y autores.

Hace una semana la noticia se replicó en los medios de habla hispana. La información dio que hablar en un mundo donde los protagonistas son casi siempre los autores. Fue cuando el grupo Penguin Random House anunció la compra de Ediciones B en 42 millones de dólares ($ 27 mil millones).

Los comentarios apuntaron inmediatamente a la concentración editorial. A pesar de ser un negocio en el extranjero, se está “evaluando la operación señalada, para decidir si corresponde abrir una investigación”, dijo la Fiscalía Nacional Económica consultada por La Tercera.

En el nuevo escenario, el mercado quedará liderado por Penguin Random House (PRH) y el Grupo Planeta. Cada uno con más de 40 sellos a su cargo.

Con la compra de la semana pasada PRH, controlado en un porcentaje mayor por la empresa alemana Bertelsmann, agrega otros ocho sellos: Ediciones B, Bruguera, Vergara, Nova, B de Blook, B de Books, B de Bolsillo y B.cat. Las empresas involucradas en la operación, con sede en México, Colombia, Uruguay, Argentina y Chile deberán concretar su fusión antes del fin del semestre.

El catálogo de autores de PRH incluye una serie de Premios Nobel de Literatura como Mario Vargas Llosa, García Márquez, J. M. Coetzee, Günter Grass, José Saramago, Ernest Hemingway, Alice Munro, entre otros. Esta cifra de autores aumentó luego de que PRH comprara Alfaguara y sellos asociados en US$ 100 millones, en 2014. Ahora se unirán además los escritores de primera línea de Ediciones B, como Sarah Lark, John Katzenbach, Patricia Cornwell, P.D. James y Anne Rice.

“La limitación principal está en la dificultad de los grandes grupos para crecer y esto solo pueden hacerlo comprando a otros y ‘optimizando’ los gastos, es decir, los recursos humanos. En el mundo de la edición, cuando esto ocurre, se limita la creatividad y la experimentación”, comenta el agente literario Guillermo Schavelzon.

“Sin lugar a dudas que existe un proceso de concentración en el mundo editorial. Hay muchas razones para esto, pero no creo que los autores deban tener ninguna preocupación, puesto que se trata de grupos editoriales de muy amplio criterio”, dice Pablo Dittborn, quien en 40 años de labor editorial ha trabajado en Quimantú y como director general de Random House.

En el mercado local, la mayoría de los autores bestseller están en PRH, como Isabel Allende, Hernán Rivera Letelier, Pablo Simonetti y Carla Guelfenbein. Además, del último fenómeno de ventas, Jorge Baradit, quien está en PRH desde 2015. Antes de sacar Historia secreta de Chile publicó cinco de sus libros por Ediciones B.

“Para los autores no cambiará mucho la situación, puesto que esto es una porción más en un espacio editorial ya ampliamente concentrado”, dice Arturo Infante, hoy director de editorial Catalonia y ex presidente de la Cámara Chilena del Libro. “Las editoriales medianas y pequeñas hace tiempo que adaptaron su catálogo y no compiten en terrenos donde están condenados a perder, donde el dinero prima sobre el talento editorial”, agrega.

Un bestseller del sello Planeta es Francisco Ortega (Logia), quien cree que el panorama sí puede ser distinto para los autores. “Temo que pase que muchos de estos escritores de Ediciones B resulten eclipsados ante los nombres cinco estrellas -por llamarlos de una forma- que tiene Penguin Random House”, dice. Además, el narrador comenta el éxito de Ediciones B en el género de la novela histórica. Un ejemplo son los libros Huáscar y Balmaceda, de Carlos Tromben, quien lleva dos años instalado en el ranking de los más vendidos.

PRH, al adquirir Ediciones B, potenciará el catálogo infantil y juvenil, liderado por Planeta, que incluye la publicación, por ejemplo, de cómics y los últimos títulos de los Youtubers de moda.

Pero entre sus novedades PRH y Planeta tienen fuertes apuestas para este 2017. Las memorias de Barack Obama y su esposa Michelle ya fueron negociadas por US$ 61 millones. Un libro de cada uno saldrá por PRH. El mes aún no está definido. Mientras que por el lado de Planeta se publicará en septiembre la quinta entrega de la serie Millennium, El hombre que perseguía su sombra, escrita por David Lagercrantz. El volumen espera tener el éxito de la anterior, Lo que no te mata te hace más fuerte (2015), que ha vendido 6 millones de ejemplares en 40 países.

Firmas de talento

En el mercado chileno hay pocos estudios e información sobre facturación anual comparado, por ejemplo, con España y Argentina. Sin embargo, existe una cifra que se repite en esa especulación: “Se producen alrededor de US$ 150 millones al año, que incluye venta por librerías, supermercados y on line”, dice Pablo Dittborn.

Frente a los dos grandes grupos -PRH y Planeta- en Chile hay casi 100 editores medianos y pequeños. Todos se agrupan en cuatro organismos: la Cámara Chilena del Libro (80 socios entre distribuidores, libreros y editores), la Corporación del Libro y la Lectura (PRH, Planeta, Ediciones B, Catalonia, Santillana, entre otras), la Asociación de Editores Independientes (30 sellos) y la Cooperativa de Editores de la Furia (50 sellos).

En Chile el estudio más concreto y visible relacionados al mercado editorial es el informe anual del ISBN, asociado a la inscripción de títulos, realizado por la Cámara del Libro. El informe del 2016 señala que se registraron 7.234 títulos en el país. El grupo que lideró la producción fue PRH con 314 títulos. Mientras que Planeta lo hizo con 142 títulos.

“La Cooperativa de editores de la Furia es una de las experiencias surgidas frente a las tareas económicas que nos presenta el mercado de los poderosos. La tentativa de nuestro grupo de editoriales es disputar lectores”, dice Marcelo Montecinos, presidente de la agrupación.

Uno de los desafíos de los grandes sellos será sumar nuevos autores. Generalmente las apuestas nacen de las editoriales independientes. Hay ejemplos notorios: Nona Fernández publicó el año pasado la novela La dimensión desconocida por PRH, después de editar sus últimos libros por el sello Alquimia. Matías Correa, luego de publicar con Chancacazo debutó en PRH con Alma. Mientras, Paulina Flores publicó los relatos Qué vergüenza por el sellos Hueders, en 2015; al año siguiente fichó por Planeta, que editó el volumen en España. En diciembre pasado apareció Quiltras, de Arelis Uribe por Los Libros de la Mujer Rota. El título va en segunda edición, y la autora acaba de firmar con Planeta.

Sobre el autor: