*

Culto
Cómo se hizo el video musical “Take on Me”

Cómo se hizo el video musical “Take on Me”

Es el hit más conocido de la banda noruega A-ha, el tema que los lanzó a la fama y la canción inspiradora de un video íconico de los años 80s.

Un plano en directo a la mirada en grafito de Morten Harket. Luego, se desarrolla una carrera en moto en la cual Harket lleva la delantera. Se enfrenta a las miradas de odio de sus competidores, pero acelera y gana la carrera.

Una joven lee este cómic en una cafetería, sus ojos se encuentran con los de Harket, cuando de pronto algo inesperado ocurre: le guiña un ojo. La joven, sorprendida ve como una mano en blanco y negro sale de la revista y la invita a ir con él. Ella acepta e ingresa a un mundo a base de lápiz y viñetas.

El videclip de la canción “Take on me” es de los más reconocidos en la historia de la música. El single fue el primero que la banda noruega grabó para Warners en Londres y con él saltaron a la fama en 1985. Con acordes de teclado fácilmente asociable a A-ha y los graves y agudos que su vocalista realiza sin esfuerzo; este tema pasó a ser un clásico del new wave, infaltable en las fiestas ochenteras.

Pero más que la canción en sí, es el video el que hasta hoy derrocha originalidad. En menos de cuatro minutos, los dibujos de Michael Patterson se lucen con una historia de amor que se desarrolla en medio de un intento de asesinato, mientras suena una canción difícil de olvidar. “No tengo dudas de que el video hizo a la canción un hit”, dijo Magne Furuholmen, tecladista del trío. “La canción tiene un riff súper pegote, pero es una canción que necesitas escuchar algunas veces. No creo que se le haya dado el tiempo necesario, si no fuera por el impacto del video”.


Capturas del video original de A-ha “Take on me” (1985).

Los oriundos del país nórdico, emprendieron su aventura musical viajando a Londres con una cantidad de dinero que ni siquiera era suficiente para comer. Lo poco que ganaban lo ahorraron para enviar demos a productores musicales, hasta que Terry Slater vio en ellos potencial suficiente para triunfar. A sus manos llegó “Take on me”: “En el momento en que la escuché, supe que era la que rompería con todo”, dijo Morten Harket, vocalista de A-ha.

El comienzo fue un riff que a todos les pareció atractivo. La melodía fue influenciada por un comercial de chicle “Juicy Fruit” que tenía una música pegajosa y Pål Waaktaar-Savoy – guitarrista – propuso que  se usara el amplio rango vocal que alcazaba Harket. “La gente cree que la parte difícil de “Take on me” es el coro, pero se equivocan. La parte difícil fue hacer que los versos rebotaran”.

Jeff Ayeroff de Warners fue quien dio el vamos a la producción del video. Dirigido por Steve Barron, el video musical fue creado en 2 meses dada la complejidad del proceso de rotoscopía, una técnica que su animador, Michael Patterson, había usado anteriormente en su cortometraje Commuter. Con animaciones hechas a lápiz, la idea de Patterson era lograr un efecto impresionista y al mismo tiempo realista, de tal forma que la fusión entre los trazados y el live action, quedara en armonía.

Patterson y su compañero Candace recibieron una llamada de un distribuidor pidiendo una copia gratis de Commuter. “Le dije que se fuera al diablo, pero guardamos su número”, cuenta el animador. 10 meses después, estaban en Los Ángeles y se estaban quedando sin dinero, por lo que decidieron llamar. “Llamé y el tipo dijo: “Hey, ¿Estás interesado en hacer un video musical?”

Se reunieron con Ayeroff, quien les dijo: “Tengo esta idea, un personaje de un cómic que cobra vida y se enamora de una chica”. Durante 16 semanas, el equipo de producción durmió y trabajó en función del video. Se hicieron alrededor de 2 mil dibujos que tapizaron el set de grabación. El resultado: un video imborrable.


Estudio de grabación del video. Foto: Michael Patterson.

Arte original creado por Patterson y Reckinger’s. Fotografía de la exhibición ‘Spectacle The Music Video’.


Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera