*

Culto
El disco dorado de ELO

El disco dorado de ELO

El dorado es el cuarto álbum de la banda británica que hoy ingresará al Salón de la Fama del Rock. Electric Light Orchestra cuenta una historia de fantasía incursionando de lleno en una mezcla de rock con melodías sinfónicas.

Suena una música de fantasía, con una voz que emula efecto de omnipresencia. Las cuerdas propias de una gran orquesta se apoderan de la canción. Si uno cierra los ojos, es fácil imaginarse dando vueltas en una vórtice de colores, propio del País de las maravillas al que llegaba Alicia. La velocidad de las cuerdas se aminora y pende por unos segundos de las teclas de un suave piano.

“Can’t get it out of my head” es probablemente una de las canciones más conocidas de El Dorado. Y cómo no, si esta hermosa balada permite trasladarse de una rutinaria vida a un mundo onírico donde todo es posible. La portada del disco ya lo anticipa, un fotograma de la película El Mago de Oz de 1939, muestra las manos de la bruja mala del oeste conjurando en torno a las zapatos de rubí de la inocente Dorothy.

“Se trata de un sujeto en un sueño que tiene esta visión de encanto y despierta para darse cuenta que realmente es un empleado en un banco. No ha tenido ninguna oportunidad de hacer o de obtener todas esas cosas maravillosas que él pensó que haría”, contó Jeff Lynne, líder de la banda, en entrevista con el programa Storytellers de VH1.

También puede interesarte

Con el subtítulo “A symphony by Electric Light Orchestra”, este fue el primer disco del conjunto británico que figuró entre los top 40 en los ranking musicales de Estados Unidos. Ya tenían tres trabajos discográficos que ostentar, pero fue en este álbum que usaron una orquesta real.

A los sonidos de cuerdas apreciables en The Electric Light Orchestra/ No Answer (1971), ELO 2 (1972) y On the third day (1973), se sumó todo un conjunto instrumental que desarrolló un sonido exquisito, digno de ser la banda sonora de cualquier producción cinematográfica.

Lynne dijo que su idea del El Dorado es que se disfrute como un trabajo completo, no como canciones particulares, y tiene razón. Los títulos lo indican. Desde “Eldorado Overture” hasta “Eldorado Finale” lo que se escucha no es un disco, es una historia, una película, un sueño que no podemos sacar de nuestras cabezas.


Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera