*

Culto
El consejo que inspiró Don’t Stop Believin’

El consejo que inspiró Don’t Stop Believin’

Uno de los miembros de Journey estuvo a punto de renunciar a la música, pero le aconsejaron que siguiera creyendo.

Para 1979, en San Francisco, Steve Perry ya se había afianzado como nuevo vocalista de Journey y sus discos tenían buenas ventas, pero uno de ellos no era feliz en la banda. El tecladista Gregg Rolie se sentía cansado por las giras y las constantes apariciones en la prensa. Un día no aguantó más e informó a sus compañeros que no continuaría en Journey.

Unos años antes, en Hollywood, Jonathan Cain tuvo una importante conversación con su padre. La búsqueda del éxito como músico parecía una meta inalcanzable y los deseos de volver a su natal Chicago eran cada vez más fuertes. “¿Debería regresar a Chicago y renunciar a mi sueño?”, preguntó Jonathan a su padre, a lo que Cain padre respondió: “No, hijo. Sigue el camino. Tenemos una visión. Va a suceder. No dejes de creer”, contó Jonathan Cain en una entrevista.

La carrera musical de Cain comenzó a tomar ritmo cuando se unió a la banda The Babys, pero se concretó en 1980 cuando llegó como reemplazo de Gregg Rolie en Journey. Su padre no solo tenía razón en cuanto a lo que el destino le deparaba, también le dio la clave para uno de los mayores éxitos de la banda.

El tecladista tenía estudios en el uso de sintetizadores y tenía talento para la guitarra y la composición. Desde su ingreso a la banda se la jugó porque sus compañeros dejaran de lado el estilo setentero e incursionaran en sonidos más pop. En 1981, Journey comenzó a trabajar en material nuevo, y en una tarde cualquiera de ensayo en California sonaron los primeros acordes del hit.

Neal Schon cambió su guitarra por el bajo y comenzó a tocar un riff nuevo. Steve Smith a su vez cambió la batería por la guitarra y se unió al riff con una sencilla parte vocal. En este juego de improvisación, Cain y Perry comenzaron a trabajar fusionando una idea que Jonathan le había mencionado a Steve. “Le describí la cantidad de gente que aparece un viernes en la noche. Todos los soñadores que quieren convertirse en actores, productores, artistas, abogados, lo que sea… todos están allí un viernes en la noche”, dijo Cain.

Perry tenía una idea similar rondando desde una noche en un hotel en Detroit, según contó en entrevista con New York Magazine. “Estaba divagando en la idea de cómo las luces miraban hacia abajo, por lo que yo no podía ver nada. De pronto, veía gente saliendo de la oscuridad hacia la luz. Y el concepto ‘streetlight people’ vino a mí. Así que Detroit estaba muy presente en mi conciencia cuando empezamos a escribir”. Ambas ideas se unieron a ‘Strangers waiting, up and down the Boulevard’, una referencia a el Sunset Boulevard donde los sueños se hacen realidad.

En conversación con la estación de radio británica Planet Rock en 2010, Steve Perry, dijo que la canción tiene un significado especial para él: “Todos tienen asuntos emocionales y problemas, y la canción me ayudó personalmente a no rendirme, y he encontrado mucha gente que siente eso”.


Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera