*

Culto
Larraín y Hollywood: ahora hará filme de condenado a muerte que mató a dos inmigrantes

Larraín y Hollywood: ahora hará filme de condenado a muerte que mató a dos inmigrantes

La cinta se basa en el caso de Mark Stroman, el texano que asesinó a un pakistaní y a un indio en venganza por los atentados del 11 de septiembre. La película del director chileno será producida por Kathryn Bigelow, ganadora del Oscar por Vivir al límite y se basa en el libro The true american.

Sus últimas palabras fueron tranquilas, convencido de que la inyección letal que minutos después acabaría con su vida de 41 años, no borraría sus días finales de redención tras una vida de odio y abyección. Poco después de salir de una de las celdas de la Unidad Penitenciaria de Huntsville en Texas, Mark Stroman dijo: “Poco antes de la muerte, estoy en total paz conmigo mismo. Soy un americano y texano orgullloso. Dios bendiga a América. Dios bendiga a todos… Ahora, hagan esa maldita cosa”.

Aquella maldita cosa era la pena capital del estado de Texas, el castigo que Stroman recibió el 20 de julio del 2011 tras haber asesinado a dos personas y dejar al borde de la muerte a un tercero en una gasolinera. Ellos eran, respectivamente, un pakistaní de religión musulmana, un indio de fe hindú y un bengalí adscrito al Islam. Los tres fueron atacados por Stroman en una vendetta personal y desquiciada contra los inmigrantes de origen árabe (aunque ninguna de sus víctimas era de esa etnia) tras los atentados del 11 de septiembre del 2001.

Los crímenes ejecutados en un lapso de tres semanas entre el 15 de septiembre y el 4 de octubre del 2001 en Dallas (Texas) gatillaron el posterior destino de Stroman, el personaje histórico que ahora retrará el cineasta chileno Pablo Larraín en su nuevo proyecto fílmico en Hollywood. Según reportaron ayer los medios especializados Variety y The Hollywood Reporter, la cinta se basará en el libro The true american: Murder and mercy in Texas (2014) del periodista y autor estadounidense de origen indio Anand Giridharadas.

The true american es la segunda incursión del realizador chileno en Hollywood y en idioma inglés y lo sumerge aún más en los territorios morales y físicos de la violenta historia americana y de los crímenes condicioandos por la intolerancia tras las muy bien criticada Jackie, que se refería a las consecuencias de un magnicidio (el del presidente John FF. Kennedy) también en Dallas (Texas). De acuerdo a Variety, el realizador está siendo respaldado por la compañía hollywoodense Annapurna Pictures, que ha estado tras filmes como La noche más oscura y Escándalo americano, y por Juan de Dios Larraín, su hermano y socio productor en la compañía Fábula. Otro de los productores será la realizadora Kathryn Bigelow, que en principio estaba involucrada en The true american como directora y quien ganó un Oscar por Vivir al límite, la vigorosa cinta con Jeremy Renner sobre un sargento que desactiva bombas en Irak.

Bigelow venía de dirigir hace pocos años La noche más oscura (2012), producción con Jessica Chastain que detallaba la captura y muerte de Osama Bin Laden, y desde el 2014 se había embarcado en The true american con el actor Tom Hardy como protagonista. De acuerdo a The Hollywood Reporter, el actor conocido por su rol del archivillano Bane en Batman: El caballlero asciende (2012) y por protagonizar la reciente Mad Max: Furia en el camino (2014), seguiría en la producción en uno de los roles centrales, presumiblemente el de Mark Stroman.

Tom Hardy en Mad Max

El chacal de Texas

En estricto rigor, la trágica historia de los crímenes de odio de Stroman tienen una continuación y un epílogo que viajan hacia la redención. Es, guardando las proporciones, una crónica al estilo de El chacal de Nahueltoro, otro monstruo que se purificó en la celda para terminar en la pena capital, en su caso frente a un pelotón de fusilamiento.

En un país como Estados Unidos, donde estados como Texas tienen hasta un promedio de 14 ejecuciones al año, la historia del condenado que se arrepiente de sus actos es pan de muchos días.

Aún así el caso de Mark Stroman y de su víctima, el sobreviviente de origen bengalí Rais Bhuiyan, es particularmente complejo. Dio lugar al libro del periodista de The New York Times Anand Giridharadas y ahora, si todo corre de acuerdo a lo previsto, dará origen a una película de Hollywood. Aunque por ahora el productor Juan de Dios Larraín y el realizador Pablo Larraín prefirieron no hacer declaraciones sobre el proyecto, eventualmente el material sobre el que se construirá la cinta se puede rastrear a partir del caso real y de los numerosos reportes de prensa.

Después de que Mark Stroman mató al inmigrante paquistaní Waqar Hasan y al ciudadano indio Vasudev Patel, cayó en la cárcel, desde donde orquestó un gran cóctel mediático: llamó a los principales medios y declaró que sus actos habían sido patrióticos . Entre otras cosas dijo: “Aquí está el asesino de árabes. Soy un verdadero patriota, un americano, una raza especial”.

Mark Stroman

Con lo que Stroman no contaba era con la conducta del sobreviviente de sus actos, el inmigrante de Bangladesh de fe musulmana Rais Bhuiyan. Después de sucesivas operaciones para reconstruir su rostro horadado por los disparos de Stroman, Bhuiyan decidió apelar a las instancias estadounidense para que reconsiderara desistir de la pena capital conta Stroman. “Lo que Mark Stroman hizo fue un crimen de odio y los crímenes de odio provienen de la ignorancia”, comntó en su momento a la BBC. Los esfuerzos de Bhuiyan fueron muchos y las negativas fueron aún más.

Con el paso de los años, Stroman comenzó a cambiar su postura y en entrevista con The New York Times se desdijo de sus motivaciones raciales. “La comunidad islámica es ahora mi defensa legal. Un hombre llamado Rais Bhuiyan, sobreviviente de mi acto de odio, me ha perdonado. Su profunda fe islámica le ha dado la fuerza para perdonar lo imperdonable. Eso es un ejemplo y una inspiración para mi. El odio debe parar alguna vez. Estamos todos juntos en este mundo”.

Las palabras de Stroman servirían poco. Tras la única conversación que él y Bhuiyan mantuvieron la noche anterior, fue ejecutado el 20 de julio del 2011. Durante sus nueve años en prisión vio pasar a 208 personas hacia el mismo destino.

Sobre el autor: