*

Culto
Nick Rhodes, tecladista de Duran Duran: “El hecho que seamos mayores que el resto no hace ninguna diferencia”

Nick Rhodes, tecladista de Duran Duran: “El hecho que seamos mayores que el resto no hace ninguna diferencia”

El tecladista cuenta cómo han logrado conquistar a una nueva generación de fans.

Paper gods, el celebrado disco que lanzaron en 2015, fue una evidente declaración de principios. Luego de volver a sus raíces con All you need is now (2010), álbum que recupera su sonido inicial de mediados de los 80, Duran Duran reclutó una pléyade de colaboradores diversos -Mark Ronson, Nile Rodgers entre ellos- para su último LP, en el que el grupo británico demostró que, cuando quiere, puede ser contemporáneo. “Nos cuesta mirar hacia atrás”, dice el tecladista Nick Rhodes (54), sentado en el backstage del Parque O’Higgins, mientras es saludado por artistas que no habían nacido cuando junto a sus compañeros lanzó el fundamental Rio (1982).

Minutos después, el conjunto que completan Simon Le Bon y John Taylor presentó uno de los mejores shows de la edición 2017 de Lollapalooza. Una clase magistral de cómo hacer un gran espectáculo pop que conquistó a una audiencia que mayoritariamente no era la suya, y en el que se sucedieron algunos de los mayores clásicos radiales de las últimas décadas, temas de su última producción y hasta un breve tributo a David Bowie que empalmó Space oddity con Planet earth.

“Lo venimos tocando desde que David lamentablemente nos dejó. Hay algo bonito en eso, porque tal como Planet earth, Space oddity fue uno de sus primeros éxitos y también trata sobre el espacio exterior. David fue una de nuestras mayores influencias, así que hay algo de justicia poética en esto”, explica Rhodes.

¿Se sienten de alguna forma los clásicos de esta edición de Lollapalooza?

Bueno, hay un montón de artistas más jóvenes que nosotros en el cartel, y también otros como Metallica, que andan por ahí con nosotros en edad. Queríamos tocar en el festival porque pensamos que sería interesante presentarnos frente a una audiencia tan joven, con un promedio de edad que me parece que es de veintitantos en este festival. Y la verdad ha sido increíble, porque si bien no sabíamos qué iba a suceder, los adolescentes hasta ahora nos han demostrado que se saben las letras de todas nuestras canciones.

¿Y con las otras bandas hay cierta retroalimentación?

La mayoría de ellos nos han dicho cosas muy amables. Gente como The Killers, The XX. Cuando éramos niños crecimos escuchando a gente como David Bowie, Roxy Music. Ellos fueron una gran inspiración para nosotros. Y después tuvimos la oportunidad de conocerlos, o de irnos de gira con David Bowie, por ejemplo, en Norteamérica. Es distinto cuando eres artista, supongo, pero todos nosotros todavía amamos la música y seguimos escuchando música nueva. A mí me encantó el último disco de The XX, por ejemplo, me gusta The Killers, o I can’t feel my face de The Weeknd, que creo es una de las mejores canciones pop que han salido en el último tiempo. Creo que todos somos parte de lo mismo en cierto sentido. El hecho que nosotros seamos mayores en edad no hace ninguna diferencia.

¿La clave del grupo estos cuarenta años de carrera ha sido no repetirse?

En cierta forma. Nos aburre un poco hacer lo mismo. Nos gusta lo contemporáneo. El arte contemporáneo, la música contemporánea… obviamente nos gustan los clásicos, muchas veces nuestras ideas han salido de extractos de música clásica y no de lo que sea que esté en los ránking en ese momento. Pero últimamente nos hemos determinado hacer cosas diferentes, obviamente sonará como Duran Duran porque tiene la voz de Simon, pero creo que con Paper gods logramos llegar a un lugar distinto, y por lo mismo nos emocionó mucho.

¿Tiene buenos recuerdos de sus anteriores shows en Chile?

Nos encanta Chile. Eso de estar rodeado por Los Andes es muy especial. Y claro, recuerdo haber tocado en el Festival de Viña, un show que dimos muy tarde en la noche, o más bien temprano en la madrugada. Era tan tarde que hubo errores técnicos, como un tipo que apretó el botón de la pirotecnia cuando no debía y casi nos hace explotar.

Sobre el autor: