*

Culto
Mark Eglinton: “Metallica hoy es una marca como Coca-Cola o McDonald’s”

Mark Eglinton: “Metallica hoy es una marca como Coca-Cola o McDonald’s”

El autor de la biografía de James Hetfield que se lanza este mes habla con La Tercera del presente del grupo. “Son una de las pocas bandas metaleras que podrían liderar Lollapalooza”, dice del show de esta noche.

El escocés Mark Eglinton, pluma especializada en libros de heavy metal, conoció al cantante James Hetfield y al fallecido bajista Cliff Burton en 1986, plena era en que la brutalidad de Metallica azotaba la escena. “Desde ese año había sido fanático del grupo y los conocí después de un concierto, una semana antes de que Cliff muriera. James siempre fue alguien fascinante, porque parecía que había tantas cosas en su cabeza que sólo podía explicarlas a través de sus letras. Ahí decidí que un libro en torno a él necesitaba existir”.

La promesa se cumplirá poco más de 30 años después, cuando el escritor edite este 11 de abril So let it be written, la biografía no autorizada del vocalista y que desde ya se publicita como una de las investigaciones más detalladas en torno a su vida, siempre al filo entre una personalidad cálida y un personaje envuelto en adicciones, una cuna en el salvaje thrash californiano y una madurez en el más lucrativo pop para las masas. Como muestra, Metallica encabeza hoy la primera jornada de Lollapalooza Chile, fusionando su fanaticada histórica con, por ejemplo, amantes de la electrónica.

“Son una de las pocas bandas de metal que podría encabezar un evento de este tipo, ya que su atractivo, en todos los sentidos, se extiende mucho más allá del rock duro. Son verdaderamente únicos, porque no son sólo una banda; hoy son una marca, como Coca-Cola o McDonald’s (aunque mejor)”.


Participar en estos festivales, ¿es una manera de renovar público?

Estoy seguro que es así. Extender la base de fans en las nuevas generaciones, para así mantenerse relevantes, tal como lo han hecho con éxito a lo largo de los años. Sí, a algunos seguidores puede que no les guste el lado más comercial del grupo. U otros abandonaron a la banda en los 90. Pero el número de fans que ellos han ganado supera por lejos a los que pudieron haber perdido.

¿Por qué otros, como Slayer, Anthrax o Exodus, nunca lograron eso?

Porque a diferencia de ellos, Metallica decidió dar el giro en el momento exacto y orientó su música hacia un rumbo mucho más comercial gracias a un productor con ese perfil, Bob Rock, con quien hicieron el Black album de 1991. Ese disco revolucionó el metal de la noche a la mañana y al mismo tiempo los llevó al mainstream como ningún otro grupo de heavy lo había hecho antes. Fue una colisión de circunstancias en el momento en que el rock pesado estaba inestable y perdiendo mucha fuerza.

¿Por qué han seguido, pese a las amenazas de disolución?

Es lo que mejor saben hacer, ya no es por dinero o fama. James y Lars Ulrich forman un team similar a Lennon y McCartney. Además, hoy Hetfield controla todo y eso es una de las razones de por qué han seguido funcionando.

¿Cree que su último disco, Hardwired… to self-destruct (2016), es una resurrección?

Sí, hay suficiente thrash para los fans de la vieja escuela y suficiente melodía para los que se subieron a bordo en los 90. Se siente menos forzado que St. Anger o Death magnetic. Es un Metallica más moderno que de seguro hará que los fans vayan a los discos más antiguos.

Sobre el autor:

Claudio Vergara |
Subeditor de Espectáculos de La Tercera y periodista especializado en música popular.