*

Culto
El regreso de Mike D de los Beastie Boys

El regreso de Mike D de los Beastie Boys

Después del término de Beastie Boys y la implosión de su matrimonio, el MC Mike Diamond se fue a vivir a California, en donde reseteó su vida frente al mar.

Mike D nació en una familia judía, pero si hay una religión que profese por estos días, esa es el surf. Neoyorkino de nacimiento, el Beastie Boys vive hace dos años en Malibú, en una casa de cuatro mil metros cuadrados que compró en el pico de popularidad de su ex banda, donde cada mañana sale a montar olas sobre su tabla Fowler.

En esa casona de Malibú, Mike D graba además los episodios de su programa de radio, The Echo Chamber (disponible en Beats 1 de Apple Music), que es consumido por un público completamente nuevo tres décadas después del debut de Beastie Boys, Licensed to Ill.

El programa es una mezcla libre de asuntos viejos y nuevos: puede que vaya de D.R.A.M. a los héroes del post-punk ESG, o de Rihanna a Sister Nancy. Allí, sus compañeros —el comediante Jerrod Carmichael, la surfista profesional Stephanie Gilmore y el músico Dev Hynes— aparecen, conversan y recomiendan música.



The Echo Chamber le permite a Diamond mostrar su colección de discos y alimentar ese apetito de sonidos nuevos que lo acompañó toda la vida.

De alguna manera, la historia de Beastie Boys es también una historia de mezcla de géneros. A comienzos de los 80 empezaron como un grupo de hardcore punk antes de reinventarse como unos raperos experimentales, y su primera gira fue como teloneros de nada menos que Madonna. En ese sentido, Beastie Boys siempre fue un producto representativo de Nueva York en los 80, una metrópolis multicultural donde podía oírse el futuro de la música.

Por estos días, Mike D tiene esa época en mente porque, junto al otro Beastie Boys Adam Horovitz, conocido en el mundo del rap como Ad-Rock, estuvieron trabajando en un libro de memorias de la banda que debiera dar luces este 2017. Un libro del que sabemos apenas dos asuntos: que saldrá por la editorial Spiegel & Grau y que intentará capturar especialmente el sabor de Nueva York en los primeros tiempos del grupo.

Las olas, la radio y un libro mantienen activo al Beastie Boys luego de un período de implosión en su vida, alimentado por la muerte de Adam Yauch, fundador de los Beastie Boys junto a Diamond y Horovitz cuando eran adolescentes, y quien falleció de cáncer en 2012. También está el fin del largo matrimonio entre Diamond y la cineasta Tamra Davis, que dirigió videoclips para Sonic Youth y The Lemonheads, y algunos documentales imprescindibles como Jean-Michel Basquiat: the radiant child y The punk singer.

Sumido en el océano, frente a la costa de Malibú, Diamond reacciona a las subidas y bajadas de la vida, metiéndose en el agua con su tabla. “Es someterte completamente al control de la naturaleza”, le dijo al periodista de Rolling Stone, Jonah Weiner, tratando de describir el atractivo casi espiritual que tiene el surf para él.


Sobre el autor:

Alejandro Jofré |
Editor de Culto. En Twitter es @rebobinars