*

Culto
Así es el regreso de Prison Break a la televisión tras casi ocho años de su final

Así es el regreso de Prison Break a la televisión tras casi ocho años de su final

El martes, la desaparecida serie tendrá una segunda oportunidad en Fox. Gran parte del elenco protagónico regresa para esta historia, que presentará una nueva conspiración.

Cuando se anunció que Prison break sería el más reciente retorno a la pantalla chica de una serie aparentemente terminada, y con gran parte de sus protagonistas originales, la duda de los fanáticos de la historia fue una fundamental: ¿Cómo regresaría el personaje principal, Michael Scofield (Wentworth Miller), si moría al final de la serie? Desde FOX, señal que emite la producción, aseguraron que habría una respuesta “lógica” a esa interrogante.

Pero la plausibilidad nunca fue una prioridad de Prison break. Más que mal, la historia estaba centrada en un hombre, Scofield, que planeaba un complejo escape masivo de una cárcel, tatuándose los planos del recinto en todo el cuerpo. Todo para luego terminar preso en Panamá. Y escapar de nuevo, de paso revelando una conspiración que implicaba a la Casa Blanca. Todo sólo para probar la inocencia de su hermano Lincoln (Dominic Purcell).

No, la serie no era reconocida por su lógica, pero sí por transformarse en un éxito durante su emisión original entre 2005 y 2009: buenas críticas y audiencias que bordeaban los nueve millones de espectadores por capítulo en Estados Unidos, la llegaron a tener entre las series más populares de ese momento. Pero luego de que la huelga del Sindicato de Guionistas en Norteamérica (2007-2009) generó una baja en la calidad de la tercera temporada, la historia no se logró recuperar, y Prison Break terminó tras cuatro ciclos, lejos de su mejor momento y con un final que dejó poco satisfechos a sus seguidores.

Pero el martes – el mismo día que en Estados Unidos-, a las 23.00 horas por Fox (57 VTR, 202 DirecTV), Prison break retornará a la pantalla tras casi ocho años de ausencia. Y el regreso de Scofield tiene una respuesta, con cierta lógica dentro del universo de la serie.



Años después de la aparente muerte del protagonista, Theodore “T-Bag” Bagwell (Robert Knepper) está siendo liberado de la cárcel cuando recibe un sobre con una fotografía de Scofield y un misterioso mensaje. Bagwell acude a Lincoln con la información, extrañado de por qué el supuesto fallecido le revelaría a él -quien intentó matar a Scofield en más de una ocasión- su actual estado antes que a su propio hermano. Lincoln comienza a unir distintas pistas para probar que su hermano está realmente vivo, convenciendo en el proceso a su ex cuñada, Sara (Sarah Wayne Callies) y viéndose nuevamente envuelto en una conspiración. Uniendo pistas, Lincoln se dará cuenta que su hermano -o alguien muy parecido a él- está en una cárcel de Yemen, lugar al que viajará personalmente para rescatar a Scofield.

El por qué este último habría fingido su muerte en un primer lugar, o si fue alguien quien lo obligó a fingirla, es un misterio con lo que el primer episodio juega durante su hora de duración. Lo que sí queda claro, es que Scofield nuevamente está tramando algo, e involucra a buena parte de los rostros que con los que se cruzó durante los primeros años de la historia.

Entre los personajes que regresan de la serie original en el primer episodio del nuevo ciclo están también Fernando Sucre (Amaury Nolasco) y Benjamin “C-Note” Franklin (Rockmond Dunbar), mientras que Paul Kellerman (Paul Adelstein) está confirmado para aparecer.

Los retornos no sólo son delante de cámaras. El creador y guionista de la serie, Paul Scheuring está a cargo del renacer de la trama, mientras que Miller y Purcell no sólo la protagonizan, sino que también producen.

Luego de estos nuevos episodios, el futuro de la serie es incierto: más una miniserie que una temporada completa (tendrá sólo nueve episodios), el retorno parece más un ensayo que un renacer. Pero si logra recapturar parte de su época de gloria, el implausible mundo de Prison break podría regresar para quedarse.


Gracias a un superhéroe Wentworth Miller y Dominic Purcell tuvieron su reencuentro televisivo en la serie de Warner Flash, basada en el superhéroe del mismo nombre y donde interpretaron a villanos. Allí fue donde entre ambos planearon revivir Prison Break y llevaron de ahí su propuesta al creador Paul Scheuring.

Sobre el autor: