*

Culto
Liricistas adelanta su paso por Lollapalooza Chile

Liricistas adelanta su paso por Lollapalooza Chile

Pedro Cruells, Benjamín Carvajal y Francisco Ávila o Piter, Benja y DJ Sta, como se los prefiera. De las canchas al estudio, con tres discos en el lomo y con el amor como mensaje principal, Liricistas es considerado uno de los grandes exponentes del rap nacional y en el Lollapalooza buscarán confirmar esa condición representando a la nutrida escena de MCs y beatmakers.

—Oye, ¿grabemos un tema?
—Ya, poh. Hagámosla.

Todo empezó como un juego. Pedro y Benjamín se conocían desde hace un tiempo. Pese a ser los más “chiquis”, se habían ganado con justicia un lugar en la selección de fútbol del Greenland School de Las Rejas. Pero no sólo la pelotita los unía, también su origen: eran los únicos que venían de Ciudad Satélite. “Todos los días nos pegábamos un pique de 40 minutos después del entrenamiento”, recuerdan. En esos viajes, comentando los partidos, conversando, hueveando, cayeron en que tenían muchas más cosas en común. Afianzaron una amistad.

Descubrieron que ambos se sentían muy cercanos a la cultura del hip-hop. “A mí me gustaba pintar, hacer graffitis. Al Benja le gustaba más bailar, era más de la onda del breakdance”, recuerda Piter. Una situación que rápidamente cambió y que, además, marcaría el antes y el después: se plantearon perseguir otro camino, uno que también sentían cerquita y los atraía, el rap. Compartían referentes, así que no fue una decisión muy compleja. Vico-C y Alta Escuela fueron el bichito que los picó; Tiro de Gracia, Makiza y Jota Droh, entre otros, algunos de sus referentes.

Así que se pensó y se hizo. Motivados se juntaron en la Sate, y sin muchos recursos ni manejo de sonido ni una idea en particular, se la jugaron y empezaron a improvisar. “No sé qué tan importante podría haber sido pa’ nosotros en ese momento, porque éramos re chicos”, comentan. Pero esa reunión, ese juego, acaso ese sueño resultó ser importantísimo: el puntapié inicial de Liricistas.



Peace, Love, Unity and Having Fun

“Todos se respetan, se van uniendo y trabajando juntos, hacen proyectos y va llegando más gente que se engancha. Yo creo que por eso reúne tanto, porque más que una tendencia, una música o un movimiento, es una cultura a nivel mundial”, señala Piter al referirse al hip-hop.

Una cultura que, además, “es como la vida”, según relatan. “Nuestra vida gira en torno a esto, y la de nuestras familias, obviamente. Nuestros amigos son de la cultura, nuestro trabajo tiene que ver con eso”.

“Oye, hueón, ¿por qué no estái estudiando?”

Una “vida” que, sin embargo, no ha sido fácil, cabe destacar. Una que muchas veces se complicó y que no siempre tuvo la misma importancia. Asumir las responsabilidades estudiantiles y enfrentarlas a su carrera musical, se planteó como un problema insoluble. Componer a escondidas y mentirles a los viejos para poder tocar se volvió pan de cada día. Y si bien, posteriormente, ambos lograron entrar a la universidad, nada cambió.

“Tener que faltar, hablar con los profes, sacarte malas notas igual es penca. Quedé con esa espinita de nunca terminar mi carrera, me hubiese gustado caleta tener un título y todo”. Pedro llegó hasta tercer año de periodismo en la Universidad de Santiago. Lo atraía, lo motivaba, incluso puso en práctica todo lo que aprendió en Represento, proyecto que nació como revista, buscando documentar la cultura hip-hop, y que luego pasó a programa radial. Pero ya no daba para más la situación y tuvo que elegir: optó por la música. Mismo escenario y elección que su bro, Benjamín.

“Gracias a Dios igual estamos teniendo buenos resultados. No sé si hubieran sido mejores del otro lado. No sé, la verdad, pero me hubiese gustado haber terminado. Y Benja lo mismo”, comenta al respecto Piter.


La consolidación

La fama le llegó rápido a Liricistas. Se hicieron un nombre en el concierto nacional. Basta con abrir YouTube para tener una referencia. “Estilo Libre”, su primer vídeo, supera los once millones de visitas. Sus otros temas también exhiben varios ceros. Haber sumado a DJ Pancho Sta al viaje en 2009 se asume fundamental para pegar el salto definitivo de madurez y calidad.



Tres discos son sus mayores credenciales: For life (2011), No dejes que se apague (2014) y Bon Voyage (2016). ¿El mensaje? Clarísimo, uno que muchas veces implica el cliché, pero que en estos tiempos entienden como un acto de rebeldía: el amor. A través de sus experiencias personales, Liricistas busca transmitir un amor que definen como “esas sensaciones bacanes: ya sea por tu polola, por tus hijos, tus papás, tus abuelos, tu carrera, no sé, el amor es bacán, te permite hacer cosas bacanes. Las cosas en el mundo se deberían hacer con más amor para que anden bien”, explican.

A esta altura no llama la atención que en distintos artículos y entrevistas ya se los presente como uno de los mayores exponentes del hip-hop criollo. Una situación que se toman con calma.

“Lo importante es que no lo estemos diciendo nosotros, ¿cachái? Mientras lo digan los demás, el público o los medios en este caso, muy agradecidos. Nos gustan los desafíos y las responsabilidades, y esperamos estar a la altura”, aseguran.

En esa línea, consideran que haberse proyectado a otros escenarios acaso más distantes a lo que acostumbra el género es positivo. “Estamos incursionando en lugares que no había pasado antes. Y no sólo Liricistas, también otros como Portavoz, Movimiento Original, Hordatoj. Y ahí viene un poco lo del Lolla”. Además, creen que es un espacio que el rap se ha ganado.

Respecto a las críticas que pudiese acarrear esta suerte de comercialización del movimiento sostienen que “siempre van a haber, pero tratamos de no preocuparnos mucho de eso. Nos seguimos sorprendiendo de todas las cosas, ¿cachái? De cuando llenamos algún concierto o cuando nos invitan a algún escenario bacán. Tenemos que estar concentrados en hacer buena música, en hacer lo que nos gusta y que cada día sea mejor”.


El reto de Lollapalooza

Liricistas será la banda encargada de abrir el Itaú Stage el próximo domingo. Una responsabilidad que asumen y para la que aseguran estar preparados. “Sabemos que se generan expectativas, que hay ojos mirándote, más de los que habían antes, y queremos representar bien no más. Queremos estar a la altura, que la gente lo pase bien, que esté contenta. Ser un aporte en el festival, no pasar desapercibidos”.

En lo que concierne al espectáculo, Liricistas promete “un show bien prendido, con mucha energía y mucho ánimo” en el que buscarán representar las distintas ramas del hip-hop: “A la gente que baila, a los que mezclan, a los que pintan, a los que cantan”.


Sobre el autor: