*

Culto
Leo Dan, el fenómeno

Leo Dan, el fenómeno

Considerado uno de los más grandes exponentes de la Nueva Ola y de la música latinoamericana, el artista argentino celebra 75 años.

Tipo descuidado, bohemio incorregible hasta que un amor, Mary, su amor, lo corrigió. Artista extraordinario, consolidado desde que cruzó la veintena. Cantante de ésos que, a ritmo triste y acelerado, se acaban. De los que deberían declararse en peligro de extinción. De los que, definitivamente, se extrañarán. Así podría resumirse Leopoldo Dante Tévez, Leo Dan, uno de los cantautores más influyentes en la historia de la música latinoamericana.

Santiago del Estero, más precisamente el pueblito de Atamisqui, lo vio nacer el 22 de marzo de 1942. Proveniente de una familia de orígenes gauchos, comenzó a recorrer un camino sin siquiera imaginar el éxito que lo esperaba. Una lectura acaso obvia, pero que apunta a las palabras del artista argentino que, repasando sus inicios, asegura que “nunca le prestó atención a su carrera”.

20 años recién cumplidos tenía cuando viajó al Gran Buenos Aires para presentarse en CBS. El éxito fue inmediato: firmó su primer contrato discográfico. Cuatro años después, ya la rompía toda. Número uno en todos lados, de la mano de “Celia”, o hits de la talla de “Fanny”, “Libre, solterito y sin nadie” y “Te he prometido”, por nombrar sólo algunos.

Conquistó España y México, país donde se radicó por una década y se dio el gustito de grabar junto a mariachis, logrando, cómo no, más éxitos.

Compositor de más de mil canciones, Leo Dan ha sido traducido a distintos idiomas, y muchos de sus éxitos forman parte del repertorio de renombrados artistas. Seguramente el ejemplo más claro es el de Café Tacvba con su versión de “Cómo te extraño, mi amor”.

Su aporte al concierto latinoamericano, con más de 36 álbumes grabados alrededor del mundo, le valieron en 2012 el premio a la excelencia de los Grammys.


Sobre el autor:

Eduardo Ortega |
Periodista de La Tercera.