*

Culto
La canción de The Velvet Underground que los ayudó a grabar su primer álbum

La canción de The Velvet Underground que los ayudó a grabar su primer álbum

"The Black Angel's death song" fue la vía de escape perfecta para el grupo de rock experimental que no era feliz tocando en el Café Bizarre.

En un comienzo se llamaban The Primitives, luego The Warlocks y a continuación Falling Spikes; hasta que llegaron a un cuarto y último nombre: The Velvet Underground. La banda conformada por Lou Reed, John Cale, Sterling Morrison y Maureen ‘Moe’ Tucker.

La banda que para 1965 estaba recién comenzando a hacerse conocida, consiguió con ayuda del periodista Al Aronowitz, la oportunidad de tocar en una escuela secundaria de Nueva Jersey. Pero The Velvet Underground resintió esta presentación al ver que profesores, alumnos y apoderados huían del ‘ruido’ proveniente de los instrumentos del grupo neoyorquino.

Aronowitz no se rindió y les encontró otro lugar para tocar, esta vez de forma permanente. El Café Bizarre, ubicado en Greenwich Village en Nueva York, daría la bienvenida a la banda seis noches a la semana, oportunidad salvadora que no dio alegría a la banda emergente. Aparentemente, el local tenía de bizarro solo su nombre, ya que la música de The Velvet no era de gusto ni de los clientes, ni de los dueños del lugar, circunstancias a las cuales no se pudieron adaptar.

También puede interesarte

Sterling Morrison contó en una entrevista en 1990 que después de tres semanas aguantando seis noches ante un público que no disfrutaba su música, el grupo no quería seguir tocando allí. “Una noche tocamos ‘The Black Angel’s Death Song’ y el dueño se acercó y dijo: ‘¡Si tocas esa canción una vez más, estás despedido!’ Así que empezamos el siguiente set con él “, dijo Morrison a la revista Sluggo!

Dicho y hecho, el dueño del Café Bizarre los despidió, liberándolos de cumplir un compromiso que no los satisfacía. Finalmente, fue el haber tocado esa canción lo que los llevó a grabar su primer álbum con la ayuda de Andy Warhol, en vez de seguir interpretando canciones que en un lugar donde no los querían escuchar.


Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov