*

Culto
Kate del Castillo: “Yo sé que uno se mete en problemas, pero es algo que no puedo evitar, menos a mi edad”

Kate del Castillo: “Yo sé que uno se mete en problemas, pero es algo que no puedo evitar, menos a mi edad”

La mexicana habla con La Tercera de su rol en Ingobernable, la nueva serie de Netflix donde encarna a una polémica Primera Dama. Además, habla de cómo influyó en la producción sus polémicos vínculos con Joaquín “el Chapo” Guzmán, que la tuvieron investigada por las autoridades.

Cuesta sacarle una sonrisa a Kate del Castillo (44), alguna mueca que por al menos un par de segundos diluya ese perfil de mujer ruda y actriz en pose siempre desafiante. De hecho, cuando lo hace, es sólo para enfrentarse a una imagen casi ficticia, improbable en sus últimos años televisivos. “Me encantaría hacer una comedia romántica, así súper light. Me gusta mucho la comedia”, revela la mexicana, en conversación con Culto en un hotel en pleno centro neoyorquino y antes de lanzar una pequeña risa descreída, sabiendo que ha curtido su popularidad lejos de las comedias y que muy pocos podrían vincularla a una trama sin pólvora y tensión.

Luego de encarnar a una narcotraficante arrastrada por el lujo y el poder en La reina del sur, y después a una mujer rendida a los negocios ilícitos en Dueños del paraíso, Del Castillo ahora vuelve como Emilia Urquiza en Ingobernable, la serie de Netflix que se estrena el 24 de este mes.

Se trata de la ficticia Primera dama de México acusada de asesinar a su marido (Erik Hayser), un Presidente que olvidó sus obligaciones sociales para entregarse a la corrupción. Aunque la producción alude a muchos problemas actuales -la desaparición de 43 estudiantes en Iguala-, y no hace falta una mirada muy perspicaz para hallar las similitudes del personaje de Hayser con el mandatario mexicano Enrique Peña Nieto -gomina, facha de galán adulto-, la actriz subraya: “La inspiración no es nadie puntual”.

¿Le acomodan los papeles de mujeres fuertes?

Yo no me los busco, me llegan. Y cuando son así tan divertidos y son oportunidades, pues no les puedo decir que no. Además, creo que me quedan y que trato de ser una abogada para las mujeres, porque me da mucha alegría que desde La reina del sur un montón de mujeres me vean y me digan que gracias a esa teleserie hicieron esto o lo otro, y se volvieron diferentes sacando esa Reina del sur que todas llevamos dentro. Si con tu trabajo puedes servir para ser un modelo, qué mejor que ayudar haciendo lo que tú amas.

¿Se siente una actriz distinta en el mundo latino? Opina de política, se involucra en hechos complejos.

Pues, tal vez distinta. Yo creo que cada quién es como es. Desde chiquitita he sido así, digo lo que pienso, no tengo filtros y lo voy a seguir haciendo. Yo sé que uno a veces se mete en problemas, pero es algo que no puedo evitar y que no voy a evitar, menos a mi edad. Y tal vez soy diferente, pero es una obligación como actores levantar la voz. O sino quién.

¿Nunca ha temido quedar encerrada en esta clase de personajes?

Claro, me daría miedo quedar encerrada en eso. Pero al mismo tiempo me encantan estos papeles, que sean dignos, que dignifiquen a la mujer y que tengan un poquito de todo. Yo lo que hago es entretenimiento, no estoy aquí para ser el gobierno o para dar mensajes, soy simplemente una actriz.

¿Tiene costos encarnar estos roles, como Emilia Urquiza?

Desde luego que sí, pero todo en esta nueva serie es ficción, no tiene que ver con la realidad, ni queremos dar soluciones. Ahora, si van a hablar en una serie acerca de la Primera dama de México, yo como espectador esperaría ver el problema social del país. No podemos hacer oídos sordos, sería ridículo, yo no lo aceptaría como actriz ni me gustaría no verlo en pantalla.

¿Le han ofrecido algún cargo político?

Si, hace cuatro meses me acaban de ofrecer que corra para gobernadora del estado de México. Fue un escándalo, porque, primero, no puedo ir a México, y segundo, imagínate los ataques que recibiría. No lo acepté, no estoy calificada para hacer política ni me interesa.

¿Pero al menos lo pensó?

Sí y te voy a decir por qué: como son bien astutos, me llegaron a decir que yo tenía la posibilidad de ganar. Entonces, te entra la cosa por dentro de decir: “si puedo ayudar aunque sea a 10 familias a que tengan mejor vida”… Pero hay tantas cosas que me empiezan a revolver el estómago, porque sería incapaz de robarme un solo centavo, que es el gran problema de México, que todo el mundo se roba todo. Entonces, no podría concretar nada, aparte que es peligroso, hay que tener el estómago muy fuerte.

¿No cree que hoy es un gran momento para hacer política en México?

Sí, pero yo soy actriz y no tengo ese estómago. Y aunque parezca que soy muy fuerte, también soy muy sensible. No podría aguantar, al primer niñito que vea ahí tirado en la calle, me muero.

En el momento en que llegó hasta Manhattan para promocionar Ingobernable, a comienzos de febrero, la actriz aún no podía ingresar a México: tras su comentada reunión con Joaquín “el Chapo” Guzmán en 2015, la justicia de su país tenía la intención de procesarla por sus vínculos con el narcotraficante. De hecho, la producción debió grabarse íntegramente en California. Aunque hace unas semanas el gobierno comunicó que Del Castillo no sería arrestada en caso de retornar a su tierra, la situación abría una paradoja: la ex Reina del sur publicitaba una serie ambientada en México y que aludía las coyunturas del país, pero no podía ir hasta allá para presentársela a sus paisanos.

“Sí, completamente (era una paradoja). Así lo enfrentó Netflix también, porque tú ves la serie y nunca sabes cuándo es una doble la que aparece en las escenas de México y cuando es Kate la que actúa. Entonces, no hubo necesidad de ir, lo que para mí fue como un poquito de (pone cara de satisfacción y revancha) mmm, no tuve que ir, pero parece que igual estuve ahí”.

Es su primer papel tras la polémica con “el Chapo”. ¿Puede influir eso en la audiencia?

Como la gente sabe que soy controversial, quizás están esperando a ver qué pasa con esta serie. Porque de la manera en que Netflix ha hablado de ella, es como si fuera la Primera dama real. Entonces, va a haber mucha curiosidad y controversia.

¿Debieron retrasar las grabaciones por el caso Guzmán?

Si, íbamos a empezar en febrero, pero al final lo hicimos en julio. Lo que pasó, cambió todo, absolutamente.

¿Cambió su vida también?

Yo aún sigo en la lucha legal. Aunque mediáticamente no se sabe, ganamos uno de los amparos para parar las filtraciones. Ahorita sigo en pleno proceso legal.

¿Tiene hoy alguna clase de relación con Guzmán?

No, nada.

Sobre el autor:

Claudio Vergara |
Subeditor de Espectáculos de La Tercera y periodista especializado en música popular.