*

Culto
El libro de Ángel Parra que repasa la Nueva Canción Chilena

El libro de Ángel Parra que repasa la Nueva Canción Chilena

A la par de su imparable discografía, que desde 1965 a la fecha suma más de 40 discos, el hijo de Violeta Parra ha ido potenciando su otra faceta, la de escritor, con una producción que en la última década incluye novelas, cuentos y también memorias.

Desde París, la ciudad en la que se instaló hace exactos cuarenta años, Ángel Parra sólo tiene buenas noticias para contar. Según los últimos exámenes que se realizó, el cáncer triple que le detectaron en 2014 ha ido cediendo progresivamente, lo que le permitirá retomar la tradicional visita que suele realizar a Chile en octubre, siempre con novedades musicales y, en los últimos años, también literarias.

Y es que a la par de su imparable discografía, que desde 1965 a la fecha suma más de 40 discos, el hijo de Violeta Parra ha ido potenciando su otra faceta, la de escritor, con una producción que en la última década incluye novelas, cuentos y también memorias, como la elogiada Violeta se fue a los cielos (2006), que sirvió de base para la película homónima de Andrés Wood. Una bibliografía que ahora sumará tres nuevos títulos, con la publicación simultánea de dos libros infantiles y otro en el que repasará sus vivencias en la época de la Nueva Canción Chilena.

“Me quedan los últimos tres ciclos de quimioterapia y luego voy a viajar a Chile, a mediados de octubre. La idea es presentar estos tres libros en la próxima Feria del Libro de Santiago”, adelanta el cantautor porteño, quien tras llevar al papel la historia de su madre, y también su experiencia durante el Golpe de Estado de 1973 -en El pasado que habito, de 2012-, decide ahora compartir su visión del movimiento artístico del que fue figura fundamental, a partir de sus anécdotas personales.

“En este libro yo hablo de mí. No cuento la historia de la Nueva Canción Chilena, aunque sí hablo de Víctor (Jara), de Isabel (Parra), de Rolando (Alarcón) y de Patricio (Manns), que estuvieron en la Peña de los Parra. Es mi camino, son experiencias y cómo me fui formando a través del contacto con otros músicos, mi relación con Atahualpa Yupanqui, nuestra actividad con Isabel en Francia y también la Peña”, detalla sobre el volumen, que la editorial Catalonia publicará en las próximas semanas bajo el título Mi Nueva Canción Chilena. Al pueblo lo que es del pueblo.

Uniendo recuerdos, reflexiones, fotografías inéditas y textos de canciones y poemas, el autor de 73 años -cuyo verdadero nombre es Luis Angel Cereceda Parra- ve este nuevo trabajo revisionista como un ejercicio necesario para poner en perspectiva el legado del movimiento, que surgió hace exacto medio siglo. “En definitiva es un libro para Chile, pero no es un libro docto, es muy coloquial y cercano, más que nada para que las futuras generaciones se informen y sepan que antes que el hip hop y todos estos nuevos movimientos, había otro tipo de música que atraía enormemente a la juventud”, explica.

Y agrega: “Para el público va a ser todo nuevo, porque han pasado 50 años y nosotros los chilenos tenemos mala memoria. Para mirar el futuro hay que conocer el pasado y siempre hay cosas por contar. Hay gente a la que le gusta hacer hablar a los muertos, o inventar también. Mucha gente que no participó de esto también ha escrito libros”.


El clan

La próxima visita al país de Angel Parra coincidirá además con el inicio de los festejos por el centenario de Violeta Parra (ver recuadro), que hasta ahora contemplan conciertos, publicaciones y actos oficiales. Para el músico, que hace un año vino por última vez a Santiago para inaugurar el primer museo dedicado a la creadora, se trata de una oportunidad para continuar un trabajo que, asegura, “vengo realizando hace muchos años”.

“Con Angel (su hijo, ex integrante de Los Tres) tenemos nuestro pequeño espectáculo, Angeles Parra Violeta, y lo mismo Javiera, Isabel y Tita. Hay una especie de cadena que nunca se ha detenido y todo lo que viene este año servirá para que sigamos haciendo ese trabajo”, señala el músico, quien pretende aprovechar su estadía en Chile para visitar a Nicanor Parra, de 102 años recién cumplidos y el último de sus tíos que queda con vida tras la muerte hace dos semanas de Oscar Parra, de nombre artístico “Tony Canarito” y “tío Nene” para sus familiares.

“Yo siempre estuve en contacto con mis tíos, pero por mi enfermedad en los últimos dos años estuve más preocupado de eso. Ahora que salí de este espacio que me tenía un poco encerrado en mí mismo iré a ver al tío Nicanor. La última vez que lo vi estaba tan bien que apenas entramos con mi mujer a su casa inmediatamente puso un disco de cuecas, sacó los pañuelos blancos y nos pusimos a bailar”, cuenta.

Publicado originalmente el 17 de septiembre de 2016 en La Tercera.

Sobre el autor: