*

Culto
El regreso de una banda que nunca se fue

El regreso de una banda que nunca se fue

En febrero, se difundió la nueva versión de ‘(En) El séptimo día’ del grupo Soda Stereo. La semana pasada Marcelo Fernández publicó su libro Soda Stereo: La Biografía Total, y mañana es el estreno mundial de Sép7imo Día de Cirque du Soleil. A 10 años de su último concierto, la banda ícono del rock argentino, sigue más presente que nunca.

“El comienzo fue un big bang y fue caliente”, lo dice la ciencia y lo dijo Cerati por primera vez en 1990. Canción Animal, el quinto álbum de estudio de Soda Stereo, era publicado a comienzos de la nueva década que poco a poco dejaba atrás los raros peinados y los sonidos electrónicos para dar paso a más guitarra eléctrica y menos sintetizador.

La voz de Cerati resuena a capela los primeros 12 segundos, seguida de un sonido renovado que conserva el rock sodero de antaño. De esa forma, Charly y Zeta decidieron relanzar una canción clásica del grupo que bautiza el show, a cargo de Cirque du Soleil, Sép7imo Día, no descansaré, a estrenarse el 9 de marzo en el Luna Park en Buenos Aires.

A 10 años del último concierto de la gira Me verás volver, y a poco más de dos años de la muerte de Gustavo Cerati, la banda argentina ícono del rock latinoamericano, tiene un regreso en grande.

Sép7imo Día de Cirque du Soleil se suma el trabajo del periodista argentino Marcelo Fernández, quien a comienzos de marzo publicó en Chile Soda Stereo: la biografía total (Sudamericana). Este es el cuarto libro del autor especializado en rock argentino. Historia del rock en Argentina: una investigación cronológica (1987), Soda Stereo: La biografía (1988) y  50 años de rock en Argentina (2015); son sus títulos anteriores que dejan en claro su pasión por el género. En conversación con Culto, Fernández cuenta por qué se dedicó a estudiar el rock argentino, su relación con la banda y su motivación por trabajar en la biografía del grupo más popular en la región.


Soda Stereo 82-87 fue tu primer libro sobre la banda, por qué decides retomar la historia de Soda ahora. ¿Lo consideras una suerte de cierre necesario a tu libro del 2007?

—Ese fue un libro de fotos con un pequeño texto mío. Soda Stereo: La biografía lo saqué el 88 y coincide con el cuarto disco de Soda, Doble Vida(1988). Esa fue una propuesta de una editorial y fue supervisado por la banda con comentarios y correcciones del mismo Gustavo. En algún momento se pensó sacar un re-edición que finalmente no funcionó hasta que el año pasado me contacté con la editorial. La biografía total está basada en ese libro, pero actualizado.

¿Cuánto tiempo te tomó realizar este libro?

—Podría decir una semana o treinta años (ríe). El libro compila toda la relación que tuve con la banda como periodista de rock. Los vi por primera vez antes de que sacaran su primer disco y tuve la oportunidad de conversar con ellos, entrevistarlos. Había acompañado de alguna manera a Soda y eso era un material riquísimo, de primera fuente, con testimonios de muchísima gente.

¿Cuáles fueron las principales fuentes y las más difíciles de acceder?

—Lo que prácticamente no aparece en el libro —ni en ningún lado— es que es un grupo muy privado en su vida personal y funcionamiento interno. Recordemos que Soda es previo a las redes sociales y a la locura de los paparazzis. Por ejemplo, en el Festival de Viña no tuvieron persecución de fotógrafos. El libro está más relacionado con la carrera artística y es fascinante cómo el grupo fue cambiando todo el tiempo su faceta artística.

¿Usaste otros libros biográficos como referencia? Hay todo un apartado dedicado al asunto con Yo conozco ese lugar, de Zeta Bossio, o Cerati, de Juan Morris, o Conversaciones íntimas, de Gustavo Bove…

—Claro que sí. Apenas salieron esos libros tenía muchas expectativas por leerlos, pero finalmente me di cuenta que a toda la información que yo tenía, no tenía mucho más que agregar. Salvo algo a lo que se refiere Zeta con mucha honestidad sobre las tensiones internas por los derechos de las canciones. El libro de Juan Morris, en un comienzo, lo íbamos a hacer en conjunto pero, por el estado de salud de Gustavo, me incomodaba entrevistar gente e investigar mientras estaba en coma.



¿A cuántas presentaciones de Soda fuiste? ¿Recuerdas alguna en especial?

—Que difícil, nunca lo había pensado. A ver… fueron 13 años de carrera en Buenos Aires, en promedio vi unas dos presentaciones por año… diría que unas treinta veces. Desde los grandes conciertos hasta los que hicieron en pequeños lugares. Recuerdo especialmente que en el 84 participaron en el Festival de Marabú, una tanguería media decadente con un ciclo de recitales. Ellos se vieron como una banda fuerte, aguerrida, muy punk. Muy diferente al sonido del primer disco.

El libro finaliza con el show Sép7imo día de Cirque du Soleil, que se estrena mañana en el Luna Park. Me imagino que asistirás…

—Por supuesto. Estuve en los ensayos generales colaborando en la producción periodística de un DVD que sale estos días y en los textos del programa. Vi muy de cerca cómo avanzaban y me contaron muchos detalles.

El 2015 lanzaste la actualización del libro “50 años del rock en Argentina”, ¿qué te interesa del género para dedicarle tanto tiempo?

—En realidad, cuando tenia 20 me fascinaba el rock argentino y la historia, que ya tenía unos 20 años. Con esa irreverencia e insolencia que uno tiene a los 20 me propuse escribir un libro, porque no encontré uno que tuviera toda la información que quería leer. Después me dediqué a Soda, desde allí al rock en la televisión y hace 2 años me propusieron actualizar la biografía y me pareció interesante agregarle todos los datos, información y reportajes que había hecho los últimos 20 años. Fue una bonita sensación retomar el trabajo que hice a los 20 con mucha inocencia, frescura y pasión. El rock como género literario no existía. Ahora, en Argentina, se puede ver estantes o anaqueles completos sobre un artista o un movimiento en detalle.

¿Tienes algún nuevo proyecto en marcha? ¿Nos puedes adelantar algo?

—No tengo ninguno en marcha. Volver a ser periodista de rock, sin libro digamos, hasta que encuentre un nuevo proyecto que me entusiasme. Aún hay muchas historias y anécdotas por explorar, probablemente trabaje en un anecdotario o una memoria.


Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera