*

Culto
La ilustradora premiada por la Feria del Libro de Bolonia

La ilustradora premiada por la Feria del Libro de Bolonia

Alejandra Acosta fue distinguida por su trabajo junto a la escritora Sara Bertrand en la novela infantil La mujer de la guarda.

El cuerpo tumbado de una mujer rodeada de flores es la primera imagen que se puede apreciar en La mujer de la guarda (2016), novela ilustrada de Sara Bertrand y Alejandra Acosta. Continúan bosques en blanco y negro con intervenciones de un tono azulado. Allí, entre la inmensidad de los árboles, se observa una niña y la imponente imagen de un caballo azul.

Es la historia de la pequeña Jacinta, quien tras la muerte de su madre debe cumplir la precoz misión de cuidar a sus dos hermanos menores, mientras su padre trabaja y sensaciones de melancolía y soledad la invaden a diario. Sentimientos que sólo se alivian tras una mágica visión: una bella anciana protectora que sobre su caballo aparece para socorrerla en los momentos de mayor dificultad.

La obra fue anunciada desde Italia como la ganadora de la categoría New Horizons en la Feria Internacional del Libro de Bolonia, el evento de literatura infantil más importante de Europa, que celebrará su versión número 53 entre el 3 y 6 de abril.

“Para mí es un premio al compromiso social que se asume al hacer libros infantiles y juveniles que toman la misión de formar nuevos lectores, a través de obras que invitan a hacerse cargo de la lectura y a reinterpretarla”, dice Alejandra Acosta en conversación con Culto.

Acosta (Santiago, 1975) es ilustradora chilena de vasta trayectoria y diseñadora de profesión. Sus dibujos han acompañado textos infantiles como Los pecosos y Pazuca en la duna (2014) de Marcela Paz y El niño con bigotes (2010) de Esteban Cabezas. También ha ilustrado textos de autores clásicos, entre ellos La cámara sangrienta (2014) de Angela Carter, publicado por la editorial mexicana Sexto Piso, y Del enebro (2012) de los hermanos Grimm, bajo el sello español Jekyll & Jill.

“El premio es también un reconocimiento a la valentía de hacer un libro arriesgado y con un formato que se aleja de lo común de las novelas ilustradas”, dice Acosta.

La historia se le expone al lector de una manera poco habitual: el libro, publicado por el sello colombiano Babel, inicia con ocho páginas dobles donde sólo hay ilustraciones de Acosta en negro y azul, luego continúan 52 páginas de texto de Sara Bertrand, para finalizar nuevamente con ocho páginas dobles de ilustraciones que funcionan como una respuesta a los dibujos iniciales.

El relato también fue impreso en dos colores: letras negras para el narrador central y letras azules para el cuento que Jacinta lee a sus hermanos.

El novedoso formato fue propuesto por María Osorio, editora de Babel. “Yo lo tomé como una oportunidad para mostrar mi trabajo más autoral, porque se me entregaba la opción de hacer otro relato bajo mi propia interpretación. Lo que resultó se puede leer incluso como dos historias diferentes que se complementan y que se llevan muy bien juntas”.

Sobre el autor: