*

Culto
Picasso en La Moneda

Picasso en La Moneda

La exposición Mano erudita, ojo salvaje, con 135 obras del pintor malagueño, cierra este domingo. Largas filas han sido la tónica de está última semana, con un promedio de 5 mil personas al día.

Las credenciales de Pablo Picasso (1881-1973) son inigualables. Considerado uno de los artistas más influyentes y versátiles del siglo XX, el pintor malagueño logró llegar en vida al público masivo: sus obras fueron rápidamente adquiridas por las más prestigiosas instituciones y museos del mundo y hasta hoy es uno de los artistas más cotizados en el mercado del arte, con cifras que pueden superar los 100 millones de dólares. Por eso, cuando el Centro Cultural La Moneda (CCPLM) logró cerrar un acuerdo con el Musée National Picasso-París para traer a Chile 135 obras, entre pinturas, esculturas, cerámicas, dibujos y fotografías, se intuía que el éxito estaba asegurado.

Con menos de tres meses abierta, la muestra Picasso. Mano erudita, ojo salvaje cumplió con todas las expectativas y más: hasta el martes la cifra de asistencia ascendía a las 316.136 personas y se esperaba que aumente en unas 10 mil más para su cierre este domingo. Si bien el récord de público para el centro cultural lo marcó Antiguo Egipto.Vida en el Nilo, que rondó las 500 mil personas, hay que considerar que esta muestra fue más extensa con casi cinco meses de duración, entre el 20 de abril y el 14 de agosto de 2016.

El matador de Pablo Picasso. foto: ©Succession Picasso – Gestión de derechos de autor, Musée national Picasso-Paris) Fotografía © RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris) / Jean-Gilles Berizzi

“La muestra de Picasso ha sido realmente muy requerida por los visitantes y ha sido un público muy diferente al de Egipto. Estamos en verano, los colegios no funcionan y ese es un mérito aparte. La audiencia la conforman mayormente familias, turistas de regiones y del extranjero. También el rango de gratuidad del centro que va de las 9 a las 13 horas ha aumentado, en verano las mañanas son más agradables y las personas aprovechan de capear el calor”, comenta la curadora Macarena Murúa, coordinadora de exposición del centro cultural.

Y aunque el promedio de visitas se había mantenido en las 4 mil personas diarias, esta semana el flujo se intensificó y ha superado las 5 mil. “Mucha gente está volviendo de sus vacaciones y han aprovechado de venir antes de que la exposición termine o bien para verla una última vez. La verdad es que esta semana se ha producido un boom de público, justo antes del cierre”, agrega Murúa. Así, la muestra quedaría en el tercer lugar entre los récords históricos de asistencia, superada por Antiguo Egipto…, con 500 mil personas, y

La antigua China y los guerreros de Terracota que alcanzó en 2009 los 365 mil visitantes, ambas también realizadas en el CCPLM. El cuarto lugar es para la muestra con obras de Rodin, que albergo el Museo Nacional de Bellas Artes y que en 2005 atrajó a 300 mil personas.

Inaugurada el 14 de diciembre pasado con el apoyo de Minera Doña Inés de Collahuasi y Abertis Autopistas Chile, además de la presencia de la curadora del museo francés, Emilia Philippot, Mano erudita, ojo salvaje propone una aproximación cronológica al trabajo del pintor que va desde sus obras de juventud, caracterizadas por una figuración más cercana a la Academia, pasando por su trabajo en cerámica, su etapa surrealista, las obras inspiradas en la Guerra Civil Española y su gran aporte al arte mundial, con la invención del movimiento cubista. “Desarrolló muchos estilos, teniendo siempre en cuenta sus descubrimientos anteriores. El cubismo no se limita a los años 1907-1914, sino que es citado en las obras que vienen después, hasta el final de su vida”, dijo la curadora Emilia Philippot.

Así, entre las obras clave destaca Homme à la guitare (1911), donde Picasso muestra sus primeros pasos en la desconstrucción de la imagen, o un cuadro titulado Busto, un estudio para la que fue una de sus obras revelación: Las Señoritas de Avignon (1907). También destacan sus facetas menos conocidas como sus obras inspiradas en el ballet, periodo en que el pintor estuvo casado con la bailarina rusa Olga Khokhlova y la fascinación que tuvo por la cerámica en los años 50, donde desplegó su lado más lúdico.

Homme a la guitare (1911). foto: ©Succession Picasso – Gestión de derechos de autor, Musée national Picasso-Paris) Fotografía © RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris) / René-Gabriel Ojéda.

Complementando la muestra, el centro cultural también ha desarrollado actividades paralelas como talleres para niños y jóvenes donde se aplican los conceptos del universo picassiano, los que también han ayudado a cautivar al público: “El espacio activo del área de educación también ha estado full durante todo el verano, las inscripciones se acaban inmediatamente y el público realmente ha aprovechado la oportunidad de acercarse a la muestra de una forma menos contemplativa y más de experiencia directa”, dice la curadora del centro.

Al día siguiente del cierre de la muestra, este domingo, las obras comenzarán a ser embaladas para su regreso a Francia. En las próximas semanas comienza la preparación para la nueva exposición del centro cultural: La revolución de la formas: 60 años de arte abstracto en Chile, que será inaugurada el 22 de marzo con curatoría de Ramón Castillo. Se trata de una exposición que reunirá más de 200 obras de los exponentes más importantes de esa escena que tuvo su auge en los años 60 con figuras como Matilde Pérez, Ramón Vergara Grez, Gustavo Poblete, Elsa Bolívar, Federico Assler y Carlos Ortúzar. “La idea es contar una historia específica de una manera distinta de lo que se ha escerito hasta ahora sobre la escena abstracta chilena y rescatar además de los consagrados muchos nombres de artistas que no han sido lo suficientemente reconocidos en el país”, adelanta Macarena Murúa.

Sobre el autor: