*

Culto
Oscar 2017: tensiones raciales marcan la competencia de documentales

Oscar 2017: tensiones raciales marcan la competencia de documentales

De los cinco filmes en carrera por la estatuilla al largometraje de no ficción, tres de ellos retratan el aumento de los conflictos raciales en EEUU: a todas luces, el favorito es O.J. Simpson: Made in America, de Ezra Edelman, que ya ganó el premio del Sindicato de Productores y el Critics Choice. Le siguen 13th, de Ava DuVernay (Selma), y I am not your Negro, de Raoul Peck.

Si en 2015 las miradas se posaron sobre la figura de Edward Snowden y la red de vigilancia al espionaje con Citizenfour, de Laura Poitral, el año pasado la atención se volcó hacia el crudo retrato que Asif Kapadia y James Gay-Rees hicieron de la fallecida cantautora británica y estrella del jazz, soul y R&B Amy Winehouse, en Amy, el último filme en quedarse con el Oscar al Mejor documental. Este año, sin embargo, el criterio de la Academia vuelve a echarse a andar sobre otra vereda: tres de los cinco filmes que compiten en la misma categoría de su 89° versión, que se llevará a cabo este domingo 26, se hacen cargo de retratar el aumento de la tensión racial en EEUU.

La crítica ya ha jugado varias de sus fichas por la aplaudida O.J. Simpson: Made in America, la mega producción de ESPN dirigida por Ezra Edelman. Dividida en cinco partes, la película de siete horas y media de duración -la más extensa para un documental en la historia de dicho canal- explora dos de las obsesiones por excelencia del pueblo estadounidense, raza y celebridad, a través de la vida del ex jugador de fútbol americano, actor y presentador de televisión nacido en 1947. Desde su temprano debut en el fútbol emergente, en la U. del Sur de California en 1967, hasta la acusación por el asesinato de su ex mujer Nicole Brown Simpson, y de su amigo Ronald Lyle Goldman en 1995, además de su absolución y posterior encarcelamiento por otro delito 13 años después, el filme tuvo un caluroso estreno en el Festival de Sundance de 2016 antes de llegar a salas en mayo pasado, y de salir al aire por televisión en ABC y ESPN. En marzo, este último canal volverá a transmitirlo para Latinoamérica en sus cinco capítulos.

La figura de O.J. Simpson ya había vuelto al ojo del huracán con la premiada serie American Crime Story: The People vs O.J. Simpson, pero el filme de Edelman, que llega como favorito a la premiación del Oscar con las máximas distinciones de los sindicatos de Productores y Directores, además del Critics Choice, pone el acento en la celebridad, la raza, el consumo de medios y el sistema de justicia penal en EEUU. De ganar, se convertiría en el primer documental hecho para televisión en llevarse la estatuilla. “Históricamente meticulosa, temáticamente fascinante y profundamente humana… O.J.: Made in America es una obra maestra de erudición, periodismo y arte cinematográfico”, anotó Mary McNamara, de Los Angeles Times.

La directora Ava DuVernay, quien en 2015 tuvo un frustrado paso por el Oscar con su aclamada cinta Selma (2014), retorna a la competencia aunque para ir tras la estatuilla al mejor largometraje de no ficción. En 13th, la directora, guionista y actriz estadounidense de 44 años optó por no volver a revisar la biografía de Martin Luther King, sino por adentrarse en el sistema penal norteamericano para hacer una radiografía sobre la inequidad racial. Por medio de entrevistas a expertos, políticos y activistas, entre ellos Angela Davis, DuVernay expone la criminalización de la comunidad afroamericana y el boom de las cárceles en EEUU.
En los últimos premios BAFTA, su filme -disponible en Netflix- fue distinguido como el Mejor documental, y aun cuando la crítica parece obnubilada por O.J.Simpson: Made in America, ha aplaudido su notable trabajo: “Más que un mero documental, es un documento emocionante y crucial (…) que, según creo, será revisado y servirá de referencia en los años venideros”, publicó Owen Gleiberman en Variety.

La terna documental en la tecla racial la cierra I am not your Negro, del haitiano Raoul Peck (1953). Premio del Público en el Festival de Toronto, el filme toma como punto de partida Remember this house, el inacabado libro de James Baldwin, el escritor y activista afroamericano de quien este 1 de diciembre se cumplen 30 años desde su muerte. Los recuerdos del mismo autor en torno a figuras como Medgar Evers, Malcolm X y Martin Luther King, hilvanan la historia del racismo en EEUU. “Un memorial emocionante, punzante (…) documental sumamente inteligente”, anotó Deborah Young en Variety.
Autismo y crisis migratoria

La isla de Lampedusa, el punto más meridional de Italia, desde 1990 se ha convertido en un lugar masivo de desembarco de inmigrantes ilegales procedentes de Africa. En poco más de 20 años, más de 20 mil personas han muerto ahogadas por intentar pisar tierra europea y así huir de la guerra y el hambre. Samuel, un niño de 12 años que vive allí, protagoniza Fuego en el mar (Fuocoammare, en italiano) el filme franco-italiano de Gianfranco Rosi y único extranjero en la carrera documental del Oscar. Aun cuando resultó el ganador del Oso de Oro en Berlín en 2016, su poca sintonía con el fenómeno racial parece alejarlo de las favoritas. La crítica, nos obstante, ha insistido en que podría convertirse en la gran sorpresa de la noche.

Similar podría ser el caso de Life, animated, de Roger Ross Williams, elegido el Mejor documental en el último Festival de Sundance. También único en la lista por desatender la agenda política, su historia se centra en Owen Suskind, un niño que fue como cualquier otro hasta cuando cumplió tres años: una sospecha médica da un vuelco en su vida y en la de su familia. Owen es declarado autista, y desde entonces deja de hablar. Lo único que lo alivia, y hasta le saca carcajadas, es ver películas de Disney junto a su hermano mayor. Y, cuando sus padres creen que no volverá a pronunciar una sola palabra, recurre a las memorables frases de esos personajes y seres imaginarios.

Aun cuando ya se ha dicho que la lupa del Oscar está sobre la reciente crisis racial en EEUU, la diferencia de este documental, también colgado en Netflix, podría, según no pocos, convertirse en su mayor fortaleza.

Sobre el autor: