*

Culto
No juzgues un disco porque iTunes lo impuso

No juzgues un disco porque iTunes lo impuso

El álbum ‘Songs of Innocence’ causó revuelo el año 2014 no precisamente por ser exitoso. La decisión de U2 y Apple de regalar a los clientes esta nueva producción, tenía por objetivo promocionar el disco, lo cual de todas maneras se logró, pero seguramente no por los motivos que Bono quería.

El 9 de septiembre de 2014, unos 500 millones de usuarios de la aplicación de música de Apple se dieron cuenta que, a su listado habitual de canciones, se sumaron 11 temas que no solo no conocían, sino que además, quizás nunca descargarían por iniciativa propia.

La banda irlandesa U2 había hecho un acuerdo con Apple para que la empresa comprara el nuevo álbum de la banda, Songs of Innocence, y estos, a su vez, se lo regalaran a los usuarios de la plataforma iTunes. Parecía ser un buen acuerdo para ambas partes: U2 daría a conocer su nuevo material sin que sus seguidores tuvieran que pagar y Apple entregaba a sus clientes un producto que de seguro apreciarían al descargarse automáticamente en los dispositivos. Los dos se equivocaron.

Al público no le gustó mucho encontrar canciones que ni siquiera conocían. Lo que U2 y Apple vieron como una gentileza, para los usuarios resultó todo un estorbo, una intromisión. No juzgues un libro por su portada dicen, y es una frase que no deja de ser cierta, siempre y cuando no tomen el libro y lo impongan, después de todo, sigue siendo decisión de cada persona qué producto consumir.

Ahora, los teléfonos y tablets Apple no se caracterizan precisamente por tener una alta capacidad de almacenamiento. Aunque se compre el dispositivo con mayor cantidad de gigas, sí o sí llegará un punto en que saldrá la irritante notificación que dice “Almacenamiento casi lleno”. Borrar aplicaciones que se usan poco y nada, o los memes de los grupos de whatsapp que se guardan automáticamente, no son más que una solución parche, porque la alerta de falta de memoria tarde o temprano regresará. Como si eso no fuera suficiente, se agregaron 11 canciones desconocidas.

Fue tal la molestia de los usuarios que las críticas contra la banda irlandesa y la empresa de Jobs no tardaron en aparecer en redes sociales, foros y soportes de ayuda Apple. ¿La reacción? La compañía habilitó una herramienta que con un solo clic permitió eliminar el disco. Bono, por su parte, se deshizo en disculpas.


Ya superado aquel episodio, hubo quienes sí escuchamos este álbum y nos encontramos con que no es “malo” como muchos usuarios lo calificaron. Lo más probable es que hayan elegido el calificativo basándose en la molestia de encontrar un producto que no querían en su biblioteca musical. “Every Breaking Wave”, por ejemplo, recuerda a clásicos llenos de melancolía por un amor imposible, como en “With or without you”, mientras que “Raised by wolves” juega con un estilo más moderno al comienzo y poco a poco regresa al sonido clásico de U2 en el estribillo.

Es un hecho que U2 y Apple fracasaron en su plan, pero si se ignora lo invasivo de su debut, el producto musical es la continuidad lógica de U2, que incursionó en sonidos nuevos mezclados con los característicos del grupo liderado por Bono. No alcanza a ser comparable con los clásicos como “I still haven’t found what I’m looking for”, “Pride (in the name of love)” o el inconfundible comienzo de “Vertigo”, pero U2 logra defender su status, o lo hubiese hecho de no ser por su extraña y fallida presentación.

La banda realizará The Joshua Tree Tour este año pasando por Canadá, Estados Unidos y Europa. Como su nombre lo dice, en la gira celebrarán el aniversario número 30 del álbum, lo cual no es de extrañar considerando la fría recepción de Songs of Innocence.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera