*

Culto
Tímido escepticismo

Tímido escepticismo

La fábula bien intencionada parte de una estupenda premisa pero pierde pronto fuerza al tornarse repetitiva y al dejar de lado la sátira negra y punzante para pasar al terreno de lo chabacano.

Dios existe. Está vivo, vive en Bruselas, está casado y tiene una hija de 10 años. Su hijo mayor, JC, está castigado debido a su actuar durante su visita a la tierra. Dios es un perfecto imbécil, mal esposo, peor padre, violento y odia a su creación más famosa: el ser humano. Este es el punto de partida de El Nuevo, Nuevo Testamento, dirigida por el Belga Jaco Van Dormael, en la que se nos presenta un dios muy alejado a la todopoderosa divinidad que vive en la creencia popular. Desde su oficina privada, este dios dictamina los sucesos de la vida desde un antiguo computador PC, en el cual escribe las leyes del sufrimiento universal, tales como “cuando se está bañando, el teléfono sonará” o “La fila de al lado siempre avanzará más rápido”. Aburrida del actuar de su padre, su pequeña hija se lanzará al mundo a buscar nuevos apóstoles, escribir un nuevo testamento y entregar algo de alegría a los habitantes de la tierra.

Realizada con cuidado para no herir sentimientos, esta fábula bien intencionada parte de una estupenda premisa pero pierde pronto fuerza al tornarse repetitiva y al dejar de lado la sátira negra y punzante para pasar al terreno de lo chabacano. Van Dormael no tiene el desenfado de los Monty Python y su Vida de Brian; nada más lejos de alguna blasfemia ocurre en esta historia, más bien, Van Dormael busca un aire fresco y algo de esperanza en un mundo que no parece tener sentido. Si tan solo hubiera sido valiente y algo más sacrílego su historia podría haber alcanzado el paraíso, pero se queda en el purgatorio.



El Nuevo, Nuevo Testamento. Dirigida por Jaco Van Dormael. Con Pili Groyne, Benoit Poelvoorde, Catherine Deneuve. 114 minutos. Comedia. Bégica, Francia, Luxemburgo, 2015. Nota 4

Sobre el autor: