*

Culto
Humor negro y choque cultural

Humor negro y choque cultural

La cinta se centra en el personaje ficticio de Daniel Mantovani (Óscar Martínez, premiado en Venecia por su rol), primer y único escritor argentino en recibir el Premio Nobel de Literatura.

La dupla que integran Mariano Cohn y Gastón Duprat ha cultivado un cine consistentemente autoral, muy atento a la figura del individuo creativo en su esplendor y sus miserias. Un buen ejemplo de ello lo aportó El hombre de al lado (2009) y otro llega ahora con El ciudadano ilustre, última nominada transandina a los Oscar. La cinta se centra en Daniel Mantovani (Óscar Martínez, premiado en Venecia por su rol), primer y único escritor argentino en recibir el Premio Nobel de Literatura. Radicado en Barcelona, este tipo hosco y más bien reclusivo, decide insospechadamente volver después de 40 años a su pueblo natal, del que salió arrancando en su minuto. Lo nombran “ciudadano ilustre”, desfila en un carro bomba y le sacan fotos. Pero no lo han leído. Cuando lo leen, empiezan los problemas, que no son los únicos, porque también están los viejos conocidos y la ex novia. Con buen oído para diálogos y parlamentos, sobre todos los más nimios, he aquí una comedia negra de choques culturales, de hipocresías y cinismos. Bien actuada y mejor ejecutada.



El ciudadano ilustre. De Mariano Cohn y Gastón Duprat. Con Óscar Martínez, Dady Brieva, Andrea Frigerio. Argentina/España, 2016. 118 minutos. Nota: 5

Sobre el autor: