*

Culto
Las huellas de un Santiago íntimo y colectivo

Las huellas de un Santiago íntimo y colectivo

El fotógrafo Javier Godoy lanza su primer libro, Citadino, cuyas imágenes dan cuenta de la vida capitalina entre 1988 y 2013.

“La ciudad de Santiago tiene los mismos problemas, excesos y falencias que cualquier ciudad grande de Latinoamérica”, dice el fotógrafo Javier Godoy, quien se declara orgulloso de ser nacido y criado en una capital por la que camina con ojo fascinado y alerta. Veinticinco años de ese deambular es lo que recoge su primer foto-libro, Citadino (Lom Ediciones), que fue presentado el pasado miércoles en el Espacio O.

Cerca de 50 imágenes análogas, en blanco y negro, dan cuenta del cotidiano santiaguino, cruzando diversos aspectos de las prácticas sociales. También están presentes las transformaciones experimentadas en ámbitos como el comercio, la recreación, el transporte, la religión, las celebraciones populares, las demandas colectivas y la pobreza, con sus distintos rostros.



Sin plantearse una investigación documental, Godoy dice haberse dejado llevar por sus propias vivencias, logrando capturar el pulso de la urbe. En esta línea, ha realizado las exposiciones temáticas “Se pasó la micro” (Galería Arcos, 2006), “Los del barrio” (Biblioteca Nacional, 2008) y “Parque” (Centro Cultural Estación Mapocho, 2015).

“Me gusta trabajar con fotografía análoga para estos temas -dice-, porque no tienen la urgencia del reportaje gráfico, sino que operan con su propio tempo y su cadencia. Soy santiaguino y vivo en el barrio Lastarria desde 1993. Creo que para hacer fotografía no hay que buscar lugares exóticos, pues todo está allí, cerca de ti. Para mí es vital registrar el lugar al que pertenezco y éste es mi registro emocional de la ciudad”.



Citadino documenta la vida capitalina en sus miles de facetas, reflejando el paso del tiempo y, a la vez, una cierta atemporalidad. Godoy fue guardando minuciosamente estos registros, sin pensar originalmente en un libro. Esos cientos de imágenes fueron después sometidas a un acucioso proceso de selección, montaje y puesta en página para producir una publicación que quedará como un acervo más amplio y más permanente que el de las muestras.

Como habitante del centro y peatón impenitente, Godoy plantea que “Santiago no es tan gris como se dice”. Y agrega: “Me molesta mucho cuando hablan de ‘Santiasco’. Con 7 millones de habitantes, no podría ser distinta de cualquier gran capital del continente”.

Javier Godoy es uno de los fotógrafos más experimentados y multifacéticos de la escena local. Se destacó desde los años ’90 por su propuesta vivencial de la imagen.



Estudió en el Instituto Arcos y tuvo como maestro a Claudio Pérez, entre otros emblemáticos de esta disciplina. Se considera un “hijo de la AFI (Asociación de Fotógrafos Independientes)” y con ellos y con las nuevas generaciones de profesionales se ha planteado, también, una visión más colaborativa de su oficio. Así, es miembro fundador del Taller Huelén y de la Agencia Triple. Actualmente, es socio y director de la tienda y galería Flach, que exhibe y comercializa la obra de profesionales chilenos y latinoamericanos, desplegando además una propuesta, inédita en Chile, de merchandising fotográfico.

Su escuela, eso sí, es la fotografía de prensa. Trabajó por varios años en agencias de noticias y en los principales medios escritos del país, pero fue complementando esa experiencia con la fotografía de autor que hoy sale a luz en Citadino, surgido de un proyecto ganador del Fondart.

Sobre el autor: