*

Culto
Phil Collins no ha muerto

Phil Collins no ha muerto

Hace medio año Phil Collins reapareció en la inauguración del US Open cantando dos temas icónicos de su carrera en la antesala de lo que será su regreso musical, ya que tiene planificada una breve gira en Europa para este año, a pesar de la pérdida de la capacidad auditiva, una vértebra dislocada y diversos daños en el sistema nervioso. En el día de su cumpleaños, celebramos el lanzamiento de sus memorias y lo que está por venir.

El humo azul inunda el ambiente, pero permite vislumbrar un escenario con instrumentos musicales. De pronto, la curiosidad de los asistentes es interrumpida por la voz del altoparlante que anuncia lo que el público espera: “Ladies and gentlemen, Phil Collins”.

Cada vez es posible ver con mayor claridad a los cinco músicos que rodean a un hombre de negro, con una simple polera tipo polo que sujeta el micrófono esperando su turno de actuar.

La introducción instrumental dura lo justo y necesario para acumular la emoción que implica volver a escuchar “In the air tonight” con la voz en directo de Phil Collins. El artista no alcanza a terminar el primer verso cuando ya suena un atronador aplauso en todo el Estadio Ashe de Queens. No es para menos, desde 2011 que el cantante y baterista no se presentaba en vivo.

En agosto del año pasado, el Estadio ubicado en Nueva York fue sede del regreso de Phil Collins a los escenarios. Tras interpretar el clásico solo de batería de “In the air tonight”, e ‘Easy lover’ junto a Leslie Odom Jr., se dio inicio oficialmente al torneo de tenis US Open y el Estadio Ashe de Queens con techo retráctil se dio por inaugurado. De esta forma el británico dio fin a cinco años de silencio por problemas de salud que lo obligaron a posponer la música, quizás para siempre, como se pensaba, aunque tal como dice su autobiografía el músico aún no ha muerto.



Collins no se mueve en el escenario y no alcanza las notas como solía hacerlo, pero con 66 años cumplidos hoy, y una mochila de 7 premios Grammy, 2 Globos de Oro, 7 veces Nº1 en el ranking musical estadounidense, más de 100 millones de álbumes vendidos y un premio Oscar a mejor canción original por “You’ll be in my heart” de la película Tarzán; todo se le perdona a este hombre.

El ex baterista y voz de Genesis, su hogar musical entre 1970 y 1996, sigue generando respeto y admiración. Nadie puede negar que el solo de batería en “In the air tonight” es de los mejores que existen, o que la banda sonora de Tarzán merecía con creces el premio de la academia (miente quien dice que no se emociona con “En mi corazón vivirás”). Aún con esos precedentes, reaparece de su más que justificado retiro con una publicación y nuevas fechas de conciertos.

Not dead yet (Aún no estoy muerto) es una autobiografía de casi 500 páginas que Phil Collins publicó hace solo semanas. “Tal vez seas un admirador o tal vez te pique la curiosidad sobre este pesado que no dejaba de salir en las listas de grandes éxitos hace unos 30 años. En cualquier caso, te doy la bienvenida”, comienza el libro que recopila la visión de su vida musical y personal, y su transición de actor infantil a baterista de Genesis, voz de dicha banda y luego solista exitoso.

Pero más sorprendente que lanzar un libro biográfico (que puede entenderse como el paso lógico para un artista retirado), fue el anuncio del regreso a los escenarios. La pérdida de la capacidad auditiva, una vértebra dislocada y diversos daños en el sistema nervioso eran motivos suficientes para apartarse de la música, a pesar de la melancolía que pudieran sentir sus fanáticos.

Entre el 4 y el 30 de junio, Phil Collins anunció que se presentará en Londres (Inglaterra), Colonia (Alemania), París (Francia) y Dublín (Irlanda); siendo su primera y su última fecha en el majestuoso Royal Albert Hall en la capital inglesa. Será una gira breve con pocas ciudades, pero de seguro todos prefieren que este regreso sea duradero y no una despedida fatal. No pretendamos explotar a la leyenda viviente.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera