*

Culto
Los hitos de la 89° edición de los Oscar

Los hitos de la 89° edición de los Oscar

Algunas de las sorpresas que marcaron la nominación a los Premios de la Academia.

Meryl Streep: 20 nominaciones a Mejor Actriz

En su discurso en los Globos de Oro, Meryl Streep (67) criticó a Donald Trump. Acto seguido, el Presidente de EEUU tuiteó que la actriz es “una de las más sobrevaloradas de Hollywood”. Desde luego, la Academia no piensa lo mismo: Streep es  la actriz con más nominaciones en la historia del Oscar. En 1979 recibió el  galardón  a Mejor Actriz Secundaria por Kramer v/s Kramer. En 1982 fue Mejor actriz por La decisión de Sophie y repitió en 2011 con La dama de hierro. Hoy compite gracias a su rol de una heredera neoyorquina que decide dedicarse a la ópera pese a su escaso talento en Florence Foster Jenkins y está en la categoría con Emma Stone (La La Land), Isabelle Huppert (Elle), Natalie Portman (Jackie) y Ruth Negga (Loving).


Natalie Portman y Pablo Larraín

A siete años de haber ganado su primer Oscar por El cisne negro (2010), Natalie Portman tuvo la oportunidad de confirmar su madurez interpretativa por su rol en Jackie, la cinta del chileno Pablo Larraín, por la que ayer fue nominada a Mejor actriz. Para su estreno en Cannes, Portman se llevó los aplausos como la viuda de JF Kennedy, por algo que en un inicio la aterró: Larraín decidió que ella aparecería en todas las escenas del filme. “Asombrosa y mejor que nunca”, dijo de ella la revista Hollywood Reporter. Mientras que  Variety elogió el debut en inglés del cineasta por su “atrevido y significativo retrato de la Primera Dama favorita de la historia”.  Aunque en 2013 Larraín ya había soñado con ganar la estatuilla cuando no se convirtió en el primer filme local nominado a Mejor película extranjera, esta es la primera vez que la obra de un chileno corre en tres categorías. Las otras dos: Mejor vestuario y Mejor banda sonora.


Mel Gibson, de regreso al campo de batalla

En 2006, cuando estrenó su quinta película, Apocalypto, la imagen pública del ganador del Oscar a Mejor director y actor en 1995 por Corazón valiente estaba por el suelo. Lo acusaron de antisemita, de homofóbico e incluso de golpear a su ex mujer. Pero hoy, a sus 61 años, Mel Gibson reaparece sonriente sobre las principales alfombras rojas de la temporada de premios en Hollywood: acaba de ser padre por novena vez, y el 26 de febrero irá nuevamente tras la estatuilla a Mejor director con Hasta el último hombre, en la que narra la historia de Desmond T. Doss (Andrew Garfield), héroe de la II Guerra Mundial. Desde su estreno, la película ha cosechado cierto éxito de taquilla, favorables críticas y distinciones: recibió 13 nominaciones a lo mejor del cine australiano y el premio al Mejor director en los últimos Hollywood Film Awards. Ahora la Academia vuelve a abrirle las puertas en una  dura contienda encabezada por el joven Damien Chazelle (La la Land).


Por un #OscarSoBlack

Después de la protesta virtual #OscarsSoWhite, que criticaba la total ausencia de intérpretes de color en las nominaciones del 2016 y que encendió la carrera por el Oscar, en esta edición la Academia parece haberse reconciliado con la comunidad afroamericana. Ruth Negga luchará por el Oscar a Mejor actriz por Loving, y Denzel Washington competirá a Mejor actor por Fences, mientras Mahershala Ali es favorito como secundario por Luz de luna. A eso se suma que en la categoría Mejor actriz secundaria figuran tres intérpretes negras: Octavia Spencer, por Talentos ocultos; Naomi Harris, por Luz de luna, y Viola Davis, por Fences. Detrás de cámara están, por su parte, los cineastas Barry Jenkins (Luz de luna), Ava DuVernay (13th, en Documental) y Bradford Young, primer afroamericano en competir por Mejor fotografía por La llegada.


Mejor actor: Gosling vs Affleck

Que Ryan Gosling apareciera en  esta nómina de los Oscar no es sorpresa. El intérprete de 36 años, que se llevó el galardón de Mejor actor en categoría musical en los Globos de Oro, es uno de los contendientes más firmes en la carrera por la estatuilla de oro. Quien se encuentra a la par es Casey Affleck, protagonista de Manchester junto al mar (Kenneth Lonergan),  después de recibir el premio a Mejor actor-drama en los Globos. También entran a la competencia Andrew Garfield (El sorprendente hombre araña) tras encarnar al médico del ejercito Desmond Doss en la última cinta de Mel Gibson, Hasta el último hombre; Viggo Mortensen, por su rol de padre en Capitán Fantastico (Matt Ross), y Denzel Washington por su rol protagónico en la película que él mismo dirigió: Fences.


Toni Erdmann, lo mejor de Alemania

La relación padre-hija de Winfried e Ines no existe. Entre varios sucesos tragicómicos, el padre decide recontruir el vínculo con su hija trabajólica, pero fracasa. Aquí entra en escena Toni Erdmann: el alter ego de Winfried. Con peluca y dientes postizos, Toni se presenta a sí mismo como un coach multipropósito. Ella, tan acostumbrada a su rutina, deberá decidir si su excéntrico padre merece un espacio. Toni Erdmann es el tercer largometraje de la alemana Maren Ade y postula al Oscar como Mejor película extranjera. En esta categoría también fueron nominadas El viajante (Irán, de A. Farhadi), Bajo la arena (Dinamarca, de M. Zandvliet), Tanna (Australia, de B. Dean y M. Butler) y Un hombre llamado Ove (Suecia, de H. Holm).

Sobre el autor: