*

Culto
El legado de Audrey Hepburn

El legado de Audrey Hepburn

Aunque han pasado 24 años desde su muerte, la actriz continúa inspirando a cineastas, diseñadores y artistas en todo el mundo que se rinden ante la belleza y elegancia de quien triunfó en Hollywood siendo solo una aparecida. Aquí tres chilenas cuentan por qué Hepburn sigue siendo una inspiración.

ACTIVISTA

Lily Pérez, senadora
“Audrey Hepburn era una mujer preciosa que trabajó con el corazón por la Unicef, y que es además un ícono de la moda actual. Tengo gran admiración hacia su trabajo porque fue una promotora de los derechos de los niños en distintas partes del mundo, especialmente en zonas de conflicto”.


ÍCONO DE LA MODA

Pía Montalva, diseñadora e historiadora
“Rompió con los cánones de belleza femeninos de la época al proponer una imagen mucho más moderna, estilizada y juvenil. Su pelo corto y delgadez marcaron la diferencia respecto a lo que dominaba en esa época donde la belleza estaba asociada a la figura de Marilyn Monroe, curvilínea y rubia. A través de las imágenes que nosotros conocemos vemos un estilo minimalista en su vestuario: el beatle negro, los lentes, los pantalones de vestir, los pescadores. Ella logra mantenerse como un ícono de la moda porque tenía un ángel especial, su rostro proyectaba dulzura y los papeles que protagonizó la ayudaron indudablemente. Además, como era bailarina tenía una postura muy bonita y atractiva para la fotografía, eso es importante cuando se construye un ícono”.


SOBREVIVIENTE

Paty Leiva, creadora de zancada.com
“Creo que fue una inspiración y una buena influencia en cuanto a la autoestima de las mujeres. Podría decirse que ella tenía una figura envidiable para los parámetros occidentales, pero pensemos que fue contemporánea a Marilyn Monroe, y que su delgadez se debe en gran parte a los duros tiempos que tuvo que sobrevivir en plena segunda guerra. Las mujeres siempre fueron lo más importante de sus películas, mostró personajes atrevidos que salían de los cánones establecidos –convirtiéndose en ícono pop y camp–, y así como en su trabajo, lo hacía en su vida personal, al apoyar fervientemente a UNICEF motivada por su pasado como niña refugiada y por su compromiso con los animales. Si imagino una Audrey Hepburn en nuestros días, no podría encontrar una razón para que la chaquetearan ni en las redes sociales. Sería imposible”.

Sobre el autor: