*

Culto
Dalí atómico

Dalí atómico

En 1948, el fotógrafo Philippe Halsman inmortalizó al pintor Salvador Dalí suspendido en el aire en la que sería una de sus fotografías más reconocidas.

En escena, el pintor surrealista Salvador Dalí aparece saltando, mientras una silla y tres gatos flotan en el aire, cuando un chorro de agua impacta el cuadro Leda atómica, que está a un costado.

La imagen, que pertenece al fotógrafo de Magnum, Philippe Halsman, conocido por sus retratos a Nixon, Sinatra y Monroe, fue disparada hace casi setenta años sobre papel de gelatina de plata, una técnica iniciada en la década de 1890 previo a la “revolución del color”.

Titulada Dalí atómico, la fotografía juega con la idea de la suspensión y fueron necesarios algunos asistentes para lanzar el agua y hacer volar a los gatos. Cuando se tomó la fotografía en 1948, Dalí ya había pintado cuadros importantes, como La persistencia de la memoria (1931), y Halsman ya había publicado su serie de fotos sobre el bigote del pintor.

Según un reportaje de la época, la dupla requirió de seis horas y 28 tiros para alcanzar el tiro perfecto y hacer de la fotografía del pintor una imagen de culto.



Sobre el autor:

Alejandro Jofré |
Editor de Culto. En Twitter es @rebobinars