*

Culto
El blog de una niña rubia que se ríe de la clase alta chilena

El blog de una niña rubia que se ríe de la clase alta chilena

Hace menos de un año debutó en las redes sociales Coni Maginación, el personaje de una ilustradora adinerada que opina ingenuamente sobre los temas de contingencia. Con más de 30 mil seguidores, su creador, el dibujante Juan Andrés Rivera, ya trabaja en un nuevo libro que será lanzado por Catalonia.

Una típica chiquilla chilena de clase acomodada, que toda su vida ha vivido en una burbuja, se pone el desafío de bajar por primera vez de Plaza Italia. Al llegar a la Alameda, el tránsito, las ruidosas micros y la cantidad de gente la horrorizan. Todo le parece raro, sucio, terrible; hasta que se cruza en su camino un perrito quiltro de ojos lastimosos. La chiquilla cuica lo encuentra adorable y decide llevárselo a su casa. Esa fue la primera aventura de Coni Maginación, la protagonista del blog A quién no le ha pasao, y la primera vez que Juan Andrés Rivera (31) la dibujó: “En esa historia tan simple nació el espíritu del personaje, que a primera vista es una cuica apestosa y después le encuentras su lado adorable”.

A quién no le ha pasao cuenta anécdotas cotidianas en la vida de “La Coni”, en viñetas de color morado, amarillo y celeste. A través de las ingenuas opiniones del personaje, su creador ironiza en torno a temas contingentes y se ríe de la clase alta chilena. En una de las últimas entradas, por ejemplo, “La Coni” visita una comunidad mapuche para solidarizar con su causa. “¡Que soñá esta lana!”, dice acariciando un tejido y luego la retan por jugar con un kultrún sagrado.

Guionista, diseñador teatral y director de la compañía Los Contadores Auditores, Rivera se había dedicado a ilustración como aficionado durante largos años; creando los afiches de las obras que dirigía o dibujando en su tiempo libre. Pero fue en 2015 cuando decidió desarrollar su deseo de ilustrar más seriamente.

“Tomé un taller de ilustración básica con Alberto Montt y Francisco Olea. Lo entretenido que tienen ellos es que no te enseñan solo una técnica, sino que te hacen despertar tu imaginario, jugar y descubrir algo”, asegura. En un segundo taller, a cargo de los mismos profesores, nació “La Coni”.


¿En qué se inspira este personaje?

Nació como una parodia a algunas compañeras del mismo taller y a otras ilustradoras que yo conocía, como niñas cuicas que no tienen nada más que hacer en la vida y dibujan gatitos. Y también a otro tipo de ilustradores que genera un trabajo muy autobiográfico, que cuentan su vida. Creo que eso resiste si eres muy buen dibujante o muy divertido para contar anécdotas, pero habían unos que me parecían muy fomes y de los que yo pensaba: ¿Qué me importa que me cuentes estas cosas de tu vida?, y de ahí nace el nombre A quién no le ha pasao, de una mina que cree que estas cosas le pasan a todo el mundo pero en verdad le pasan solo a ella o a un grupo muy reducido y muy cuico. Quería reírme de eso pero ahora se ha ido despegando de ese primer chiste y he tratado de hacerla más querible y de que tenga una dimensión más profunda.

¿Cómo definirías a la Coni?

Yo creo que es una persona muy optimista, de clase alta e inocente respecto a muchas cosas, pero con ganas de ir descubriendo, con ganas de transgredir aspectos de la familia de la que viene, ella tiene una consciencia social muy ñoña, pero se ríe de ese lugar. Yo la veo como un estereotipo que está peleando con esta visión exagerada de sí misma.

¿Hay algo de ti en este personaje?

Sí, tomarse la vida con humor. Yo en teatro también escribo comedias, no me sé comunicar de otra forma que no sea esa y creo que es una manera optimista de ver el mundo, de verle el lado luminoso a lo terrible.


Detrás de la rubia ilustradora Coni Imaginación, está el diseñador teatral Juan Andrés Rivera. Fotos: Javier Salvo


El consumismo navideño, los suicidios en el Costanera Center, la polémica muñeca inflable de Asexma y, por supuesto, el conflicto Mapuche, han sido material para el ácido humor de Coni, que no ha estado exento de polémicas.

¿Cómo haces para tratar temáticas que son sensibles? ¿Cómo enfrentas a las personas que se sienten ofendidas?

Me gusta jugar con ese límite, por eso trato de despegar el personaje de la mina hueca solamente y meterme en la pata de los caballos. No lo hago constantemente, también voy equilibrando con cosas más livianas y cotidianas, pero pasa que la derecha chilena da mucho material y se me hace inevitable meterme en eso. Por ejemplo, uno de los temas más polémicos fue la familia de Coni celebrando el 11 de septiembre con una torta, en ese entonces y casi diariamente me llegan mensajes de gente que me dice: “Oye, no puedo creer que bromees con esto” o “te voy a eliminar por mala persona, o por racista”. Pasa que hay gente que no entiende la ironía. Me parece divertido generar esa polémica. En comparación al trabajo que hace, por ejemplo, Malaimagen que es súper político literalmente, la Coni se define como una mina apolítica, pero sin darse cuenta ella es parte de un mundo súper de derecha.


El escritorio de Juan Andrés Rivera en su casa en Santiago Centro

De la mente al papel y otros proyectos

Hace menos de un año que Coni Maginación debutó en las redes sociales y hoy suma 20 mil seguidores en Facebook y 16 mil en Instagram. La mayoría de sus fanáticos son mujeres de entre 15 y 20 años, y a pesar de que el humor siempre está ligado a temáticas chilenas, tiene seguidores en todas partes del mundo “incluso un par de Bangladesh”, cuenta Rivera.

​¿Cómo se te ocurren las aventuras de Coni?

Estoy muy atento de la contingencia, a veces pasa una noticia y me pregunto “¿qué pensaría la Coni de esto? y tengo una libreta donde voy anotando; otras veces, cuando no se me ocurre nada de la contingencia, trato de ampliar su mundo: los hermanos, los papás, los amigos, la nana… la creación de personajes es lo que más me gusta.

¿Y cómo es tu proceso artístico?

Una vez que defino la idea, dibujo a mano en una croquera, luego lo paso a marcador. No tengo mesa de luz pero trabajo con unas hojas muy delgadas, después lo escaneo y trabajo en Photoshop el color, con una paleta muy reducida que han hecho muy identificables los dibujos.


Coni es solo una en el universo de personajes femeninos que Juan Andrés Rivera ha inventado, la mayoría de los personajes de la compañía teatral que dirige son también mujeres, cuenta él. La compañía Los Contadores auditores (responsables de montajes como La tía Carola y Safari para divorciadas), que fundó junto a Felipe Olivares hace ya 10 años, es tal vez el proyecto más exitoso que ha emprendido; este año estrenarán una nueva obra en Matucana 100 llamada Surinam, que ganó un Fondart de $35 millones.


Rivera diseñó los afiches de Tía Carola y Safari para divorciadas, de Los Contadores Auditores

Paralelamente, ha trabajado como guionista en Canal 13 y TVN. “Es difícil hacer conjugar todas las cosas que hago: escribir para la TV que es lo que me da el sueldo, hacer teatro que me ocupa mucho tiempo y no me da mucha plata, pero es mi pasión, e ilustrar que estoy recién empezando…. trato de hacer malabares para hacer todas las cosas”, cuenta Rivera.

En su nueva faceta de ilustrador, está próximo a lanzar su primer libro. La editorial Catalonia llevará al papel el universo de Coni y A quién no le ha pasao.