*

Culto
Como solían hacerlas

Como solían hacerlas

Aliados, de Robert Zemeckis, prueba que se puede ser simultáneamente de ayer y de hoy. Que los personajes se desarrollan cuando hay un relato funcional y la sabiduría para atender a las pausas y los silencios. Que la tensión y la emoción nacen y se enriquecen cuando hay alguien nos hace ver de otro modo lo que hemos visto mil veces.

Tiene sus altos y sus bajos, pero el clasicismo de Robert Zemeckis siempre da razones para prestar atención, incluso cuando, como ahora, su propuesta pasa de largo en la temporada de premios. Aliados trata de un oficial de inteligencia canadiense (Brad Pitt), que llega en 1942 a Marruecos para matar al embajador del III Reich con la ayuda de una integrante de la Resistencia francesa (Marion Cotillard). El tipo se enamora y se casa con la chica. Pero, una vez que el matrimonio se instala en Londres, cuando ya tienen una pequeña hija y la guerra sigue aún su curso, la duda se instala: su mujer podría no ser quien él creía que era. Estética, temática y moralmente anclada en otro tiempo, Aliados prueba sin embargo que se puede ser simultáneamente de ayer y de hoy. Que los personajes se desarrollan cuando hay un relato funcional y la sabiduría para atender a las pausas y los silencios. Que la tensión y la emoción nacen y se enriquecen cuando hay alguien nos hace ver de otro modo lo que hemos visto mil veces.



Nota: 6. Dir.: Robert Zemeckis. Con Brad Pitt, Marion Cotillard, Jared Harris. 124 minutos. Drama. EEUU, 2016. Mayores de 14.

Sobre el autor: