*

Culto
Siempre se puede redescubrir a Bowie

Siempre se puede redescubrir a Bowie

David Bowie actuó en más de 15 películas, algunas tan insignes en la historia del cine como él en la línea de tiempo de la música —La última tentación de Cristo, Twin Peaks: fire walk with me— y su música ha acompañado escenas de muchísimas más.

Porque algunas películas quedan en la memoria por su banda sonora, dejando atrás todo lo demás, quisimos rescatar algunas donde eligieron a David Bowie para musicalizar sus escenas, donde la voz de Bowie se hace protagonista, por momentos, de una cinta entera. Dejamos fuera las películas en las que actúa David Bowie para concentrarnos solamente en esos momentos en que, viendo una película, se nos devela la voz inconfundible de David Bowie (va con spoiler, ojo).


BREAKING THE WAVES (Lars Von Trier)

Esta película, como varias de Lars Von Trier, incomoda. Bess (Emily Watson) es una mujer devota al extremo, se habla en nombre de Dios y se culpa por un accidente que deja cuadripléjico a su marido. La película avanza en los intentos de Bess por hacer que su marido se sienta mejor, solo empeorando la situación hasta el punto en que ella muere y a partir de ahí su marido mejora. El epílogo de Breaking the waves tiene, al igual que el resto de los capítulos de la película, una canción que lo presenta. Este es el momento en que “Life on Mars?” de David Bowie no hace más que acentuar la soledad y desarraigo en la que murió Bess y nos hace preguntarnos no si hay vida en Marte: si es que hay vida después de la muerte. Si la película ya dejaba al público con los pelos de punta, el epílogo no hace más que reafirmar ese sentimiento, quizás dando algo de tranquilidad al espectador de la mano de “Life on Mars?”, y poder descansar en una canción las esperanzas que hay para Bess.

Aquí la presentación del epílogo:


REALITY BITES (Ben Stiller)

En este ícono cultural de los 90 —que nos regaló Ben Stiller (quién lo diría), y que da para un post propio sobre la película protagonizada por Winona Ryder en el papel de Lelaina y de Ethan Hawke como su mejor amigo-tensión sexual Troy—, la música de David Bowie aparece para reafirmar toda la tesis de la película: una generación de jóvenes un tanto apáticos que conviven con los yuppies de su misma generación. Jóvenes que están todavía buscando qué hacer con sus vidas y que al mismo tiempo viven la euforia del boom del consumo y del capital. Es la llamada Generación X que se ve plasmada en tres instancias de Reality bites: la película en sí misma, el documental que hace Lelaina sobre sus amigos y en “Young americans”, la canción de Bowie que nos pregunta si vamos a tener una hoja de afeitar, solo en caso de depresión. Una depresión que podría o no existir en los jóvenes que salían de la universidad en los noventas, así como la euforia del mismo suceso. Todo eso condensado en “Young americans”.


CAT PEOPLE (Paul Schrader)

Cat people es una película sobre una familia de humanos que se convierten en panteras desde tiempos inmemoriales. Basada en la película del mismo nombre de 1942, esta versión tiene a la inmejorable Nastassja Kinski junto a la cara de locura de Malcom McDowell como su hermano, quien la busca luego de un tiempo para poder continuar la especie familiar. Con una estética y argumento que bien podrían dejar la película en el olvido, esta se convirtió en una película de culto no solo por las actuaciones sino por la banda sonora completa, a cargo de Giorgio Moroder, y de su canción principal, “I´ve been putting out fire” escrita especialmente para la película por David Bowie con la música de Moroder. Bowie cantando que ha pasado mucho tiempo, que su sangre enfurecida hierve por el temor a perderla, son las palabras del personaje de McDowell hacia su hermana Irina, una Nastassja Kinski que se debate entre ser una mujer normal y su verdadera naturaleza. La misma naturaleza extraña de la que Bowie fue parte también.


KILTRO (Ernesto Díaz Espinoza)

Kiltro fue la primera película de artes marciales rodada íntegramente en Chile. Protagonizada por Marco Zaror cuenta el clásico viaje mítico del héroe, en que debe descubrirse a sí mismo, salvar a la princesa y de paso encontrarse con su verdadero padre. Sorprendió entonces al momento de su estreno que una película de artes marciales, hecha en Chile por chilenos, tuviera una canción de David Bowie en su metraje. La película enfrenta de pie los prejuicios y “Modern love” es utilizada correctamente en una escena en la que el protagonista vive un desamor con rabia, en la que camina por las calles vociferando su desamor y que de paso es una cita a esta escena de Mauvais Sang, película de 1986.


Siempre se puede descubrir a Bowie.

Sobre el autor: