*

Culto
Julio Jung recuerda a Andrés Rillón: “Gracias a él la televisión se abrió a un nuevo tipo de humor”

Julio Jung recuerda a Andrés Rillón: “Gracias a él la televisión se abrió a un nuevo tipo de humor”

Julio Jung formó una inseparable dupla cómica con Andrés Rillón en recordados espacios como La Manivela y Mediomundo. El actor y comediante comentó a Culto su última conversación con Rillón, a quien tenía contemplado un homenaje en el Teatro Oriente.

“Murió tranquilamente. Fue un paro cardiorrespiratorio, alterando una operación que al final no pudo ser factible. Le iban a reemplazar una válvula en el corazón, no se podía hacer a corazón abierto, entonces esta válvula había que encargarla a los Estados Unidos. Nosotros le estábamos preparando un homenaje en el Teatro Oriente para el 26. Vamos a ver si lo realizamos ahí, o después, pero es un gran homenaje sobre todo por lo que significó Andrés. Gracias a él la televisión chilena se abrió a un nuevo tipo de humor. No solamente lo que hizo en Mediomundo ni al principio en la creatividad de La Manivela, sino que se abrió a un personaje. Andrés era un personaje y, aunque muchos lo ignoren, él fue el director del Registro Electoral de Chile -hoy Servel- por años. A pesar de eso hizo teatro. Dirigió el Teatro Ictus, dirigió Las Sillas con Jaime Vadell y Delfina Guzmán. Realmente su actividad fue fecunda. Escribió un libro de memorias que recomiendo, porque se van a reír con algunas cosas realmente impresionantes. Siempre estuvimos juntos, pero en el Jappening estuvo entrañable con la Gertrudis, que era la Gloria Benavides y creó ese personaje del lapicito, Don Pío. Luego vino Mediomundo con todos los disparates habidos y por haber y con este personaje imperturbable. Nunca perdimos un texto: no había un texto, era todo improvisación. Esa era la mayor muestra de su talento, absolutamente. En el último tiempo no lo veía tan constantemente, pero hablaba siempre con él. Hablé con él hoy en la mañana, ayer… estaba enterado de todo lo que le pasaba porque se aproximaba el homenaje que le íbamos a hacer en el Teatro Oriente. En la mañana me dijo que él estaba dispuesto a operarse, pese a que los médicos le habían dicho, según él, que tenía pocas probabilidades de sobrevivir. Después, a la hora de almuerzo, hablé con su nieto Sebastián y me dijo que no era así, que él era ‘un poco hipocondríaco. Él está exagerando’. El homenaje se iba a tratar de él vivo y al final iba a estar toda la gente que trabajó con él y los stand-uperos que lo admiran, para al final verlo de pie y que recibiera el homenaje que merecía”.

Sobre el autor: