*

Culto
The Doors abre las puertas de su historia en su aniversario 50

The Doors abre las puertas de su historia en su aniversario 50

Hoy se festejará el primer “día de The Doors” en Los Angeles, a medio siglo del lanzamiento de su álbum debut. En paralelo, los sobrevivientes de la banda lanzan un boxset con su más antiguo registro en vivo.

En la música, los cumpleaños suelen ser un festejo algo antojadizo. Mientras algunos grupos fijan su fecha de nacimiento a partir del día de su primer encuentro, o en el que definieron su nombre o forma definitiva, otros toman como referencia el día de su primera actuación en vivo, como hicieron los Rolling Stones en 2012 con gira incluida. En el caso de The Doors, la efeméride es más tardía: si bien el grupo californiano nació oficialmente en agosto de 1965 y funcionó durante algunos meses como sexteto -formato en el que incluso llegaron a grabar un demo que circuló años después como “edición pirata”-, los sobrevivientes de la formación original han decidido fijar como hito fundacional de la banda la publicación de su imprescindible debut homónimo, lanzado originalmente por Elektra en enero de 1967 y considerado, hasta hoy, como una de las obras fundamentales del rock clásico y la música popular del último medio siglo.

A 50 años de la aparición de aquel LP, el más popular y exitoso de la discografía del cuarteto -gracias a clásicos como Light my fire y Break on through (to the other side)-, los feligreses del grupo se congregarán hoy en Los Angeles (EE.UU.) para conmemorar las cinco décadas de historia del conjunto. Esto, como parte de una ceremonia en que las autoridades de la ciudad proclamarán oficialmente el 4 de enero como “el día de The Doors”, y a la que asistirán los dos integrantes vivos de la banda, el guitarrista Robby Krieger y el baterista John Densmore, acompañados de los familiares del vocalista Jim Morrison y del tecladista Ray Manzarek, fallecidos en 1971 y 2013, respectivamente.

La celebración pública se realizará alrededor del emblemático cartel de Venice Beach, el balneario al que Morrison llegó a vivir a mediados de los 60 como estudiante universitario, donde pasó largas temporadas de vida bohemia – subsistiendo a punta de legumbres enlatadas y LSD, según se recuerda en alguna de sus biografías- y al que le dedicó varias líneas en sus primeras composiciones, como Love street y Hello, I love you. Allí, entre palmeras y fisicoculturistas, convive hace dos décadas un famoso mural dedicado al cantautor, realizado por el artista local Rip Cronk.

Venice fue también el lugar donde en julio de 1965 el entonces aspirante a poeta y cantante conoció de casualidad a Manzarek, en un primer encuentro casi tan legendario como el grupo que tendrían juntos por seis años. Allí, tal como se muestra en la famosa película que Oliver Stone filmó sobre el grupo en 1991, el tecladista en plena crisis existencial se topó con una especie de chamán playero que le cantó a capella algunas de sus canciones, como My eyes have seen you y Summer’s almost gone, para luego citarle el poema de William Blake que terminó por darle al grupo su nombre: “Si las puertas de la percepción se depurasen, todo aparecería a los hombres como realmente es: infinito”.

El concejal de Los Angeles Mike Bonin, quien estará presente en el acto de hoy, se refirió a Venice como “el lugar donde muchos han buscado sus placeres y enterrado sus tesoros, el origen de la particular vibra que The Doors ayudó a popularizar en el mundo”. John Densmore dio una explicación más poética al hablar del lugar escogido para la ceremonia: “Nuestras canciones salieron desde el Pacífico como bellos y hermosos peces y al parecer el mundo se ha alimentado de ellos”, dijo en un comunicado, donde se refirió al acto de hoy como el puntapié inicial de un año completo de actividades y nuevos lanzamientos del grupo.

Días extraños

Los festejos por el medio siglo de The Doors, al que se sumarán otras muestras y homenajes en ciudades como París y Madrid, tuvieron su preludio oficial hace algunos días, cuando Densmore y Krieger lanzaron vía Rhino Records London Fog 1966, un celebrado aperitivo para sus fanáticos y el registro en vivo más antiguo de The Doors que ha visto la luz a la fecha. Y aunque desde los años 70 se han editado incontables álbumes en vivo del cuarteto -muchos de éstos con gran éxito de ventas, por cierto-, este nuevo disco realmente cumple con la advertencia de “esencial”.

Publicado con copias limitadas y en distintos formatos, el boxset trae un registro -descubierto recientemente en una cinta de magnetófono de un asistente- de una de las primeras tocatas de Morrison y compañía en el London Fog, un extinto antro del Sunset Strip que en 1966 contrató a los entonces desconocidos músicos para una serie de shows, luego que éstos fueran rechazados por el dueño del mucho más popular Whisky a Go Go, donde meses después encontrarían a su público y su primer contrato discográfico.

El boliche era sucio, el escenario estaba mal diseñado y les pagaban sólo 40 dólares la noche, pero fue allí donde The Doors terminó de engrasar su repertorio y su dinámica grupal. Sin bajista -algo bastante rupturista para el manual rockero de la época-, Manzarek tocaba en su Fender Rhodes las melodías del bajo con la mano izquierda y las del órgano con la derecha, mientras Krieger y Densmore añadían sus conocimientos del jazz y el flamenco. Junto a las crípticas letras y vistosos movimientos de Morrison en escena, nacía la original fórmula que la banda exploraría en su fugaz carrera hasta inicios de los 70, antes de un par de memorables discos centrados en el blues y de la muerte de Morrison en París, por una sobredosis nunca clarificada del todo.

El álbum remasterizado, que trae fotografías y una copia del setlist original, incluye cinco covers del grupo para clásicos del blues -entre ellos Rock me de Muddy Waters y Lucille de Little Richard- además de dos temas propios que editarían años después: You make me real y una versión especialmente ominosa de Strange days. “El sonido ya está en su lugar y Jim Morrison a sólo un paso de convertirse en el Rey Lagarto, mientras la desinteresada audiencia choca sus vasos frente al que, tiempo después, sería uno de los mayores grupos del mundo”, señaló el diario The Guardian sobre el registro.

Sobre el autor: