*

Culto
Paulina García, actriz: “Santiago y Nueva York tienen similitudes; en ambas hay inmigrantes y las inmobiliarias destruyen los barrios”

Paulina García, actriz: “Santiago y Nueva York tienen similitudes; en ambas hay inmigrantes y las inmobiliarias destruyen los barrios”

La actriz que ganó el Oso de Plata en Berlín por su papel en Gloria, vuelve a la pantalla grande con Little Men, su primera incursión en el cine norteamericano. La cinta dirigida por Ira Sachs se filmó en Nueva York y se estrena mañana en Santiago.

Dos niños se hacen amigos en la Gran Manzana. Tony (Michael Barbieri) es hijo de chilenos y su madre Leonor (Paulina García) dirige una tienda de costura en el barrio de Brooklyn. Por otro lado, Jake (Theo Taplitz) llega a vivir al mismo edificio, a un departamento que su familia heredó tras la muerte de su abuelo Max. La amistad entre ambos niños crece mientras recorren en patines las calles de un barrio que si bien solía ser de clase media, hoy se ha convertido en el epicentro de la moda hipster y adinerada. El aburguesamiento del sector trae como consecuencia el alza en el precio de las viviendas y las familias de ambos niños se enfrentan cuando los padres de Jake deciden subirle el arriendo a Leonor, quien durante muchos años pagó a Max un monto bajísimo.

Así es la trama de Little Men, película dirigida por el realizador independiente Ira Sachs, que se estrenerá mañana en el Festival de cine de Las Condes, a pocos meses de que lo hiciera por primera vez en las salas de Estados Unidos.

Leonor, aquella chilena que llegó hace tiempo incierto a Nueva York y ha sacado adelante a su hijo a punta de interminables horas de trabajo frente a su máquina de coser, se distancia de la imagen que habitualmente se tiene de los latinos en el cine estadounidense. Aquella chilena que reclama el derecho de quedarse en su tienda, es interpretada por Paulina García. “La muerte de Max la lleva a un estado de dolor rabioso, ha perdido un gran amigo, ha perdido la estabilidad económica y la combinación de las dos cosas la convierte en una bomba de tiempo; es una situación similar a la de muchos inmigrantes”, dice la actriz.

Es el regreso de Paly García a la pantalla grande tras el arrasador éxito de Gloria (Sebastián Lelio, 2013), cinta en que ejerció el papel protagónico y por el cual fue premiada con el Oso de Plata a la mejor interpretación femenina en el Festival Internacional de Cine de Berlín. Es además, la primera incursión de García en la industria del cine norteamericano y el primer papel que interpreta por completo en otro idioma.

¿No te dio miedo, en un principio, interpretar un papel en inglés?

Me dio terror. Me despertaba a las 4 am preguntándome: “¡¿Porqué me metí en este forro?! Cómo fui a hacer esta locura de trabajar en otro idioma cuando no lo he hecho nunca”. Y aunque yo hablo inglés y aquí me hicieron un coaching, es otra cosa actuar y recibir indicaciones, entonces tuve mi momento de pánico. Si bien me moví bastante tranquila durante toda la filmación, tuve un día de parálisis total, donde sentía que todos me hablaban en chino mandarín y no les podía entender nada, se me cerró la cabeza.

¿Cómo enfrentaste ese momento?

En ese momento transpiraba frío. Era una escena tonta, donde estoy enseñándole a una chica nueva para que me ayude en la tienda de costura. Era muy simple, tenía que darle una indicación de los vestidos y no era capaz de decir algo que había estudiado muchas veces. Es divertido decirlo ahora porque era una tontera, después venía una escena complicadísima con Greg Kinnear y no tuvimos ningún problema. Pero bueno, era el quinto o sexto día de rodaje y ya estaba cansada, me bloqueé. Y nada, de ahí para adelante trabajé todos los días los textos antes para no trabarme y salió todo fluido.

Durante la película Leonor hace algunos comentarios en castellano, en tono muy chileno ¿Eso era parte del guión original?

Sí, Ira casi no hablaba inglés, porque tú puedes vivir en Nueva York hablando tu lengua nativa sin ningún problema, entonces él quería dar cuenta de eso en la película. La madre hablaba en castellano y el hijo en inglés, y se entendían perfectamente. Él quería que esta realidad neoyorkina estuviera presente.

¿Cómo crees que esta historia que ocurre en Nueva York puede hacer sentido en Chile?

Justamente por el tema de la inmigración. La gente que se mueve de sus lugares está buscando una mejor vida, buscan una alternativa más pacífica o más diversa que la que viven en su país. No nos queda claro en qué momento Leonor deja Chile pero evidentemente que cada inmigrante huye de sus propias pobrezas. En general los inmigrantes son muy esforzados, hay en cada uno de ellos la intención de sacar adelante sus proyectos de vida y en ese sentido creo que para los chilenos puede resultar muy interesante escuchar historias de inmigración, para entenderlos en este momento en que estamos recibiendo muchos de ellos en Chile.

Además de los inmigrantes hay otra similitud entre Nueva York y Santiago y tiene que ver con la destrucción de los barrios. Las inmobiliarias están entrando no solo en los barrios altos, sino que basta con darse una vuelta por Independencia, por Vivaceta o por Santiago Poniente para impresionarse con la cantidad de sectores que antes eran tranquilos, bellos y agradables para vivir y hoy en día tienen edificios de un lado y otro, y vive un montón de gente en condiciones de espacio muy precarias. Entonces creo que es una historia que puede resultarnos bien cercana.

¿Te provoca una alegría especial que Little Men sea estrenada en Chile?

¡Ay, sí! (ríe), es bonito poder mostrar acá lo que he hecho afuera. Es importante para que también se sepa que hay actores trabajando en el extranjero, personas como yo, Alfredo Castro, la Cata Saavedra, Benjamín Vicuña, por supuesto, en fin, un montón de actores haciendo cosas afuera y produciendo películas y series de buen nivel. Para que nuestro país entienda que el nivel de los actores chilenos es muy alto y muy bien valorado.


La carrera de Paly García en el cine comenzó con producciones como Cachimba (2004) y Casa de remolienda (2007). Sin embargo, Gloria fue el punto en que García despegó hacia una prometedora carrera cinematográfica internacional. Pronto la convocaron para un papel en la serie Narcos, de Netflix, y luego Ira Sachs escribió en Little Men un papel pensado especialmente para ella, basado en lo que había visto en la cinta de Sebastián Lelio.

¿Dirías que haber actuado en Gloria te cambió la vida?

Bueno, laboralmente sí cambió bastante. Me abrió al mundo. Ni siquiera en un sueño, en un súper buen sueño, yo pensaba que iba a trabajar afuera, no estaba en mis presupuestos de lo que podía ser mi futuro laboral. De hecho, me sentía tranquila con lo que estaba viviendo, hacía los proyectos de teatro que me interesaban y de vez en cuando algún papel en la TV. Era una vida laboral entretenida y honestamente, no tenía grandes ambiciones. Nunca pensé que iba a estar donde estoy ahora y sin duda se lo debo a lo que sucedió con Gloria.


El 2017 de Paulina García arranca lleno con varios nuevos proyectos. El marzo estrenará una obra en el GAM titulada Año nuevo “sobre la historia de una pareja que va envejeciendo en Chile, se va empobreciendo, y se mantienen juntos”, adelanta. Además, se espera el estreno de la cinta La Cordillera, que co-protagoniza con Ricardo Darín.


Little Men se exhibirá mañana jueves 5 de enero en el Parque Araucano a las 21:30 horas y las entradas tienen un precio general de $4.000.

Sobre el autor: