*

Culto
Star Wars: Un universo expandido

Star Wars: Un universo expandido

Por más de cuatro décadas, la saga galáctica ha ampliado su base de seguidores no sólo con sus películas principales, sino que también con novelas, videojuegos y más.

No fue ni la aparición del elenco de Rogue One, ni la visita sorpresa de John Boyega. Cuando se realizó la Star Wars Celebration en julio -evento de tres días mostrando las novedades de la saga en Londres- lo que generó la respuesta más efusiva del público fue algo que quizás la masa general poco podría haber entendido; la aparición del Gran Almirante Thrawn en el avance de la tercera temporada de la serie animada Star Wars Rebels.

¿Quién?

El personaje apareció por primera vez en la novela Heredero del Imperio, de Timothy Zahn, como el principal antagonista que Luke Skywalker y compañía debieron enfrentar tras derrotar a Darth Vader y el Emperador. Claro, eso nunca se vio en pantalla, sino que esas aventuras quedaron confinadas al papel. Pero con el estreno de El despertar de la Fuerza el año pasado, Lucasfilms y Disney sacaron del canon oficial de Star Wars la mayoría de esas historias, considerándose aún existentes en una línea de tiempo alternativa conocida como Legends.

Por eso, para muchos seguidores acérrimos de la saga, la introducción de Thrawn en Rebels es todo un hito, la confirmación que un personaje de culto, y responsable derechamente del fanatismo de miles por este mundo, vuelve a ser parte de la historia oficial. “Tienen que entender que hubo una época oscura, en donde no existían más películas de Star Wars, ni estaban anunciadas. Para mí, estos libros y personajes como Thrawn eran la única forma de vivir mi fanatismo”, explicó en esa ocasión Dave Filoni, creador de Rebels.

Agrandando la galaxia

Fueron 16 años los que pasaron entre el final de la trilogía original y el inicio de las precuelas en 1999. En ese tiempo fue cuando explotó el llamado “Universo expandido de Star Wars”. Si bien la primera novela de la saga se publicó en 1978, un año después de la primera película, fue a fines de los años 80 cuando el mundo de Star Wars fuera de la pantalla grande comenzó a hacerse mucho más masivo. La publicación de un juego de rol en 1987 obligó a la compañía desarrolladora, West End Games, a pedir la autorización para ampliar los detalles del universo creado por George Lucas, con tal de entregar a los jugadores un material base más amplio para inventar sus aventuras. Así surgieron una serie de suplementos con planetas, razas, idiomas y más, nunca antes mencionados en las películas. Estos se transformaron en el punto de partida de un boom de historietas -como Dark empire-, novelas, juguetes y videojuegos -como el popular X-Wing- en los años 90, que presentaron sus propias historias de una galaxia muy, muy lejana. Las condiciones para su existencia eran dos; las creaciones no podían contradecirse unas a las otras, con tal de dar lugar a una continuidad coherente, y George Lucas prohibió expresamente a cualquiera tocar la historia de origen de Darth Vader, puesto que ya venía planeando las precuelas.

Las diversas historias lograron continuar la trama con una cronología de hasta 134 años después de El regreso del Jedi. Pero desde 2014, la mayoría salieron de canon. No por eso el Universo expandido de Star Wars perdió su relevancia. Disney y Lucasfilms buscaron nuevas formas de continuar un aspecto que mantuvo viva la saga por décadas. Series de televisión como Las guerras clónicas se mantienen como parte de la historia oficial, a lo que se sumó Rebels, que el próximo mes estrenará su tercer ciclo en Latinoamérica a través de Disney XD. La misma señal estrenó en septiembre su primera serie de Star Wars en conjunto con Lego, con Las aventuras de los Freemaker. En 2015, por su lado, Marvel comenzó nuevamente a publicar cómics oficiales de la saga, a lo que se suman videojuegos, como The old republic, que sigue la historia de los jedis y los sith miles de años antes de la trilogía original. “Star Wars es una marca que ha sabido mantenerse súper vigente a lo largo de todo este tiempo en base a generar otros puntos de contacto con la gente, más allá de las películas. No tan sólo hemos descansado en la transmisión del fanatismo de padres a hijos, sino que se ha sabido entregar productos especialmente pensados para nuevas generaciones. La riqueza la historia de los personajes da la facilidad para entrar a este mundo a través de otros puntos”, explica Ximena Alzérreca, jefa de marketing de Disney para la región andina.

Pero probablemente el aspecto más llamativo fue la idea de expandir el universo dentro del mismo cine, con Rogue One. La cinta, que cuenta la historia de los rebeldes que robaron los planos de la Estrella de la Muerte, dando paso a los eventos del Episodio IV, será la primera de otras dos cintas programadas para los próximos años. Con su último tráiler estrenado esta semana, y con el retorno de Darth Vader a la pantalla grande, la primera “cinta de antología” de Star Wars se ha transformado en una de las cintas más esperadas -sino la más- del año. Y la galaxia sigue creciendo.

Sobre el autor: