*

Culto
Milena Busquets, escritora española: “Tal vez la novela sea hoy el territorio de la honestidad, de la verdad”

Milena Busquets, escritora española: “Tal vez la novela sea hoy el territorio de la honestidad, de la verdad”

En su novela También esto pasará ficciona la relación con su madre, Esther Tusquets. Exito de lectores y crítica, la autora estará el martes en La Ciudad y las Palabras de la UC.

Creció arropada de libros. A su casa solían llegar poetas y escritores amigos de su madre, la editora Esther Tusquets. Milena Busquets (Barcelona, 1972) se formó en un ambiente de artistas, escritores y editores catalanes, la llamada Gauche Divine. Una generación brillante, culta, bohemia y libertaria . “Yo, de niña, os veía reír y jugar a las cartas hasta el amanecer y viajar y bañaros en pelotas en el mar y salir a cenar, y creo que lo pasabais bien, que erais felices”, escribe en su novela También esto pasará.

Su madre -fundadora del sello Lumen- murió en 2012, y dos años después Milena Busquets escribió la novela que comienza así: “Por alguna extraña razón, nunca pensé que llegaría a los cuarenta años. A los veinte, me imaginaba con treinta, viviendo con el amor de mi vida y con unos cuantos hijos. Y con sesenta, haciendo tartas de manzana para mis nietos, yo, que no sé hacer ni un huevo frito, pero aprendería. Y con ochenta, como una vieja ruinosa, bebiendo whisky con mis amigas. Pero nunca me imaginé con cuarenta años, ni siquiera con cincuenta. Y sin embargo aquí estoy. En el funeral de mi madre y, encima, con cuarenta años”.

También esto pasará, segunda novela de la escritora que lleva el nombre de la novia de Kafka, narra la historia de Blanca, alter ego de Busquets, y la relación con su madre. El libro venía con estrella: fue el inédito más requerido en la Feria de Frankfurt 2014.

Una vez publicada en 2015, la novela confirmó el fenómeno: con su tono intimista y su mezcla de profundidad y ligereza, de melancolía y humor, de muerte y sexo, ganó el aprecio de la crítica y el afecto de los lectores. Y tendrá una versión en cine por el director argentino Daniel Burman.

La autora visitará Santiago la próxima semana, para participar el martes 25 en el ciclo La Ciudad y las Palabras de la UC.

Ud. tuvo un blog de moda durante un tiempo. ¿Le ayudó a construir la voz de Blanca?

Creo que para un escritor una de las cosas más importantes es encontrar su voz, su tono, su punto de vista. Y creo que sí, que el blog de moda me ayudó mucho. Recuerdo que después de un par de años de tener el blog, un día mi madre me dijo: “Ya has conseguido encontrar tu voz, que es lo más difícil para un escritor, ¿por qué no dejas ya de hablar de bolsos y de tonterías y empiezas a hablar de temas más serios?

Cuando comenzó También esto… ¿supo que sería una novela?

Casi desde el principio supe que quería contar una historia y que por lo tanto sería una novela. No la escribí para superar el duelo, no creo que los duelos se superen, aprendemos a vivir con ellos nada más. Tampoco creo demasiado en la escritura como terapia.

¿Cómo era Esther Tusquets de madre?

Era una madre fantástica, complicada, exigente, generosa, sabia, divertida, provocadora. La echo de menos cada día.

¿Cuán importante es el humor para Ud.?

Jajajajaja. Muy importante. El sentido del humor es una forma de inteligencia, de buena educación, un modo de que no cunda el pánico. Uno se puede reír de casi todo y se debe reír de casi todo, es el único modo de soportar la vida a veces. Y la risa (como el sexo) es una forma de felicidad.

La han comparado con Woody Allen y Bridget Jones. ¿Qué le parecen estas comparaciones?

Adoro a Woody Allen pero no creo que mi libro tenga nada que ver con él. ¡Ya me gustaría a mí! Bueno, tal vez el hecho de que tiene cierto sentido del humor y de que el mundo que describo es una cierta burguesía intelectual y bohemia que también existe en algunas de las películas de Woody Allen. En cuanto a Bridget Jones, me gustó mucho cuando la leí, me hizo reír, no es fácil reír con un libro. Pero la protagonista de mi novela es algo mayor que Bridget, no busca un novio, al contrario, tiene demasiados. Tiene hijos, etc. Eso sí, tanto Bridget como Blanca beben vino blanco a la menor ocasión.

¿Se identifica con la autoficción?

Me interesa mucho la autoficción, creo que la ficción, los grandes argumentos, los giros inesperados en la trama, etc, están un poco agotados en la novela. Las series de televisión han tomado el relevo, creo. Es muy difícil competir con eso. Tal vez la novela en este momento sea el territorio de la introspección, de la honestidad, de la verdad. Se puede llegar a la verdad inventando (en mi novela hay personajes y situaciones absolutamente inventados) o contando hechos reales. Lo importante es que el lector se lo crea, que se sienta reflejado.

Ud. también fue editora. ¿Dónde se siente más a gusto?

Me encanta el oficio de editor, hacer libros es uno de los mejores trabajos del mundo. Pero me gusta más contar historias, me siento más libre escribiendo.

En una entrevista criticó el medio literario por narcisista.

Yo nací en el mundo editorial, ha sido mi vida siempre y me molesta que se mitifique. Es un mundo que por un lado me gusta (si no lo hubiese abandonado), pero por otro, me molesta. No me gusta la gente que se siente superior por leer, o por escribir. Me gustaría que los escritores se apoyasen más entre ellos como ocurre entre los músicos, por ejemplo.

Sobre el autor: