*

Culto
El momento Trans: de Caitlyn Jenner a Laverne Cox

El momento Trans: de Caitlyn Jenner a Laverne Cox

Hoy, dos mujeres transgénero adornan las portadas de revistas top, mientras Hollywood, por primera vez, les ofrece papeles serios.

El año pasado  comenzaron a cambiar las cosas: si Hollywood ha ido incluyendo más personajes, series e historias gay, todavía queda y quedaba mucho territorio por avanzar en distintas materias de minorías sexuales. Así, en 2014, fue muy aplaudida una nueva serie llamada Transparent (inédita en Chile), parte de las creaciones originales de Amazon, donde Jeffrey Tambor interpreta a un hombre maduro que decide, por fin, cambiarse el género al que siempre lo identificó interiormente, y de Mort pasar a ser Maura. Mientras la historia de esta transexual acaparaba los aplausos de la crítica, una actriz transexual era por primera vez nominada al Emmy: Laverne Cox (31), quien interpreta a la encantadora Sophia, la peluquera de la cárcel en Orange is the new black, de Netflix.

Pero es 2015 cuando estos pequeños hitos y grandes avances se han convertido en una tendencia consolidada, entregando mucho más profundidad e información al público sobre qué es lo que significa ser transgénero, más allá de lo físico.

La revolución quizás comenzó con la portada del último mes de Vanity Fair, con Caitlyn Jenner, quien durante los 65 años anteriores fue conocido como el atleta olímpico Bruce, y padre del clan Kardashian. Después de años de rumores, dio una larga entrevista en su nueva vida como mujer. Esta fue antecedida por un especial periodístico televisivo, conducido por Diane Sawyer, que fue visto en vivo por 17 millones de personas. Más allá de la locura mediática que rodea a Jenner -quien, por supuesto, ya tiene listo un reality propio en E!-, ser testigos de su transición ha sido un aporte en cuanto a información de lo que el cambio implica: desde diez horas de cirugía facial; años de tratamientos hormonales; el sufrimiento de la no aceptación con que deben lidiar; explicar, una y otra vez, que identidad sexual no tiene que ver con deseo sexual (es decir, no necesariamente a Caitlyn Jenner le van a gustar los hombres); o que la cirugía total de sus órganos reproductores no siempre es hecha, ni es necesaria, para ser transgénero.

Laverne Cox, mientras, se ha convertido en un símbolo: ella es actriz, y mientras adorna la portada de Time y Entertainment Weekly -donde aparece vestida como la Estatua de la Libertad-, o es elegida una de las 50 personas más bellas según People, lo que se discute más que su transformación o vida anterior como hombre, es su trabajo. En la nueva temporada de Orange is the new black, Sophia lidia, desde prisión, con la rebeldía adolescente de su hijo. “Soy mujer pero todavía soy su padre”, le explica a sus amigas, diciendo lo duro que es no enseñarle a afeitarse, o cambiar una rueda. En una visita, le dice a su hijo, ya en edad de mujeres y pololeo, que “practique con una chica insegura”, mientras llega una que realmente le interesa. Una mezcla de sensaciones compleja, que lleva al personaje mucho más allá de la caricatura de la peluquera siempre bien arreglada.

Hay más transgéneros trabajando en series hoy. En Transparent, aunque el papel protagónico se lo lleva un actor hombre, Alexandra Billings, actriz trans, interpreta a Davina, quien guía a Maura en esta nueva vida y género. Y en la recién estrenada Sense8, también de Netflix, en uno de los ocho roles protagónicos -que interpretan a hombres y mujeres de distintos puntos del globo que se conectan telepáticamente-, está Jamie Clayton, actriz trans, quien encarna a Nomi Marks, una activista de San Francisco que en los primeros capítulos es perseguida y atrapada por su familia y doctores para hacerle una lobotomía. La serie es dirigida por los hermanos Andy y Lana Wachowski; esta última cambió de genero después de saltar a la fama con la triología Matrix.

El fin de semana pasado, The New York Times publicó una larga entrevista con varias actrices transgénero actuando en Hollywood, sobre los avances que viven y también las dificultades. “Hemos avanzado mucho, especialmente en los últimos dos años, desde Orange is the new black”, dijo Trace Lysette, quien también actúa en Transparent.“Laverne Cox es quien realmente ha abierto las puertas y dejó que la gente viera que podemos tener personajes con historias reales y ser muy humanas”.

Para llegar a esto, Cox siempre destaca que tuvo que interpretar muchos papeles de prostituta en su carrera. Pero luego, fue la primera transgénero en producir su propio programa, el docureality TRANSform Me, donde junto a Jamie Clayton de Sense8, acompañaban a personas trans en su cambio, como una especie de mentoras. Después vino OITNB y el éxito. Ahora, lanzó una campaña por internet, Trans is beautiful, donde ha sumado adherentes como Caitlyn Jenner. Y está preocupada de seguir botando barreras, como los papeles que transgénero aún no consiguen, como le contó a The New York Times: “El desafío es para mujeres trans que tienen citas con hombres, esas historias nadie las está contando. Creo que los hombres que salen con mujeres trans son incluso más estigmatizados que las mujeres. Hasta ahora, ma yoría de las historias sobre trans se enfocan en la transición corporal y la cirugía y los cuerpos. Y somos tanto más que eso”.

Sobre el autor: