*

Culto
Lars Ulrich, baterista de Metallica: “El rock es donde puedes refugiarte para ser un adolescente de nuevo”

Lars Ulrich, baterista de Metallica: “El rock es donde puedes refugiarte para ser un adolescente de nuevo”

Uno de los fundadores de la banda cuenta cómo se gestó su nuevo álbum, Hardwired... to self-destruct.

Hasta el momento, son pocos los que han escuchado completo lo nuevo de Metallica, que sale oficialmente el 18 de noviembre. Hardwired… to self-destruct es el décimo disco de estudio en las tres décadas de trayectoria de la banda, una que ha pasado por varias etapas pero que no pierde su esencia. Ahora entrega “canciones más cortas que las del álbum anterior, más económicas, pero que siguen sonando a Metallica”, comenta Lars Ulrich, baterista y uno de los fundadores del grupo. Antes de un nuevo aterrizaje en Chile, como cabeza de cartel de Lollapalooza 2017, Ulrich habla a fondo de su nuevo material, sus razones para seguir en la música, la paternidad, el Nobel de literatura y el aniversario 30 de la muerte de uno de sus fundadores.

¿Sacar el décimo álbum de estudio representa algo especial para ustedes?

Para nosotros cada disco tiene un significado especial, los vemos como una fotografía. Con el tiempo podremos decir “esto me gustó, eso se sintió bien”. Este es muy reciente, es emocionante hacer música nueva, pero todavía no tengo mucha perspectiva para asimilarlo, tal vez la tenga dentro de diez años.

Pasaron 8 años desde Death magnetic, es el periodo más largo que han tenido entre dos discos.

Estamos más ocupados que nunca, la última vez que estuvimos inactivos fue ahí por el 2005. Hace 20 o 30 años le dedicábamos nuestro tiempo completo a un disco, luego salíamos de gira, regresábamos a hacer el siguiente y así, era más cíclico. Sí, han pasado 8 años desde Death magnetic, pero estuvimos tres años haciendo la gira de ese álbum, el 2011 lo pasamos con Lou Reed, en 2012 hicimos la película y también le dedicamos los dos años siguientes. Entramos al estudio en 2014, pero también estuvimos en festivales, fuimos a la Antártida, visitamos varios países de América Latina. En sí, la creación y grabación de este fue más rápida que la de otros discos, pero fue un proceso repartido en un periodo más prolongado. Esa es la manera en la que nos gusta trabajar ahora, hacemos más cosas al mismo tiempo, no sólo una.

Hardwired… to self-destruct no da tregua, algunos respiros a lo mucho, no hay baladas ni pianos. Hardwired es el primer sencillo, breve pero potente, y aunque la energía decrece por momentos a lo largo del tracklist, el disco cierra enérgicamente con Spit out the bone que también es explosiva. Son 12 canciones al nivel de la banda, sin sorpresas, que cumplen.

¿Hay algún tema que recorra las 12 canciones de Hardwired…?

En esta ocasión James (Hetfield) vino con la mayoría de las ideas. Para mí sería sobre las locuras que hay en su mente: conflicto, oscuridad, energías opuestas, frustración, confusión, tratar de resolver cosas al interior y al exterior, ese tipo de cosas.

¿De dónde salió el título?

Creo que en las letras de James está la idea de cómo operamos y vemos el mundo. Lo que siempre es interesante del comportamiento humano es que queremos hacer el bien, lo correcto, pero en muchas ocasiones toma el control el lado autodestructivo. Hardwired… to self-destruct juega con la idea de qué motiva a la gente a hacer lo que hacen, y qué los lleva a los comportamientos destructivos. También me gusta que sea un término ambiguo porque es vago y abierto a la discusión, y funciona igual en el cine o la pintura.

Y para usted, ¿de dónde vienen nuestras acciones?

De aquí (con los ojos cerrados señala su cabeza), de aquí (su corazón), de aquí (su estómago) y de aquí (señala sus testículos).

¿Cómo fue el proceso creativo?

En general James y yo llegamos con ideas independientes que después conectamos, es un proceso muy práctico de conectar puntos, como en el dominó. Si hay un ritmo de batería o un riff que nos gusta, vemos si es posible construir una canción alrededor de ese sonido que sirva como base, sobre el cual poner cosas encima. Veo la composición de canciones como un rompecabezas donde una pieza encaja con otra, si un coro no encaja con el verso probamos algo distinto, movemos las piezas. Cuando eso termina, James resuelve las melodías, el verso, el puente y los coros.

Hablando de compositores, ¿qué opina del Nobel de Bob Dylan?

Es sorprendente, obviamente es uno de los genios absolutos de nuestra época y ha hecho más por la letra de las canciones y las palabras en la música que cualquier otra persona. Creo que es la persona adecuada para recibirlo. Frustró a los suecos durante días con la ausencia de una respuesta, pero Bob Dylan puede hacer lo que quiera.

Este año fue el 30 aniversario de la muerte de “Cliff” Burton. ¿Es un hito que han recordado?

Cliff es parte del mundo de Metallica, de su legado y su historia, siempre lo ha sido y lo será. Nos dejó muy temprano, fue una tragedia, pero tuvimos la oportunidad de hacer tres discos con él y conectar con su unicidad, tenía una manera totalmente original de ver el mundo y la música. Es parte de quiénes somos, estoy feliz por el tiempo que tuvimos juntos y estoy orgulloso de eso.

¿Cuál es su motivación personal para seguir en esto?

Es algo que todavía disfruto mucho. Me tomo muy en serio mi rol y las responsabilidades que conlleva ser padre, pareja y hombre de familia. El rock es donde puedes refugiarte para ser un adolescente de nuevo, ir con la banda se vuelve cada vez más divertido. La gente siempre dice “debe ser muy difícil salir de gira”, pero de hecho no lo es tanto como estar en casa, cuidar a tus hijos, levantarte a las seis de la mañana, asegurarte de que hicieron la tarea. Acostarme tarde, dar conciertos, ir a diferentes países y hacer entrevistas es cool.

Sobre el autor: