*

Culto
Amiga: la declaración de principios de Alex Anwandter

Amiga: la declaración de principios de Alex Anwandter

El músico libera hoy su tercer álbum solista, el más comprometido y arriesgado de toda su carrera.

En un año en que estrena su primera película como director y su tercer disco solista, Alex Anwandter (33) sabe que hay ciertas preguntas que tendrá que contestar más de una vez. Pero antes que evadirlas, parece totalmente preparado para contestarlas con ideas claras y convencidas. Así, mientras ya ha explicado varias veces que “Nunca vas a estar solo”, su ópera prima que estrenó en el último Festival de Cine de Berlín, no está basada en la vida de Daniel Zamudio, también da por sentado que su más reciente álbum va a dar que hablar y lo va a exponer como nunca antes.

“Ya asumí que se va hablar de este como un disco político, y está bien”, comenta el cantautor sobre Amiga, el LP que estrena hoy con una preventa exclusiva para iTunes, y que el próximo viernes 8 se libera en plataformas digitales y formato físico (en Chile vía CHV Música y regional por Nacional Records). Una colección de once nuevas canciones que además de reafirmar el talento compositivo de Adwandter, esta vez con mayor variedad estílistica, destaca además por imágenes y frases poco habituales dentro del catálogo del pop chileno del siglo XXI.

Si para Rebeldes (2011), su disco anterior, el ex líder de Teleradio Donoso decidió abandonar el seudónimo de Odisea para lanzar con su nombre real el primer single romántico dedicado a otro hombre que sonó en radios locales (“Tatuaje”), en “Amiga” el destinatario es toda la sociedad chilena, con especial foco en las problemáticas de género.

“El disco anterior ya tenía ciertos esfuerzos de conectarse con el contexto social, algo que mi generación de músicos no estaba haciendo prácticamente en ningún nivel. Entonces, en estos casi cinco años que pasaron, me cargué de fuerza para iniciar esta confrontación, que exige exponerse de otra manera”, asegura el solista, que en canciones como “Cordillera” y en el single “Siempre es viernes en mi corazón” dispara contra la Iglesia, la clase política y la prensa, además de incluir críticas (y autocríticas) a los cantautores nacionales.

Y si “Mujer” se podría interpretar como una relectura de “Corazones rojos” de Los Prisioneros -con un narrador que también habla desde el machismo- es Manifiesto, el sexto track del álbum, el que quizás mejor sintetiza la cruzada actual de Anwandter, tanto en sus nuevas canciones como en su debut cinematográfico. Parafraseando el título del himno de Víctor Jara y acompañado sólo de un piano, el músico declara: “Hoy soy mujer/el maricón del pueblo/aunque me prendan fuego”.

“En un minuto en mi vida pensé, ¿esta generación de la que soy parte va a ser recordada como la Nueva Canción Chilena o como la Nueva Ola? Esa disyuntiva me parece súper potente, aunque es un tema personal que tiene que ver con qué tipo de vida quieres llevar: una enfocada hacia tus necesidades o una que se conecta constantemente con tu entorno”, dice el solista, que en ese mismo afán optó por hacer un registro más colectivo en el estudio además de sumar un par de colaboraciones estelares: Ale Sergi y Juliana Gattas de Miranda! en “Siempre es viernes en mi corazón”, y la mexicana Julieta Venegas en “Caminando a la fábrica”.

“Me pareció bonito a nivel metafórico incluir literalmente voces de otras personas al hablar temas que van más allá de mi vida”, explica Anwandter, que ya fijó fecha para el lanzamiento en vivo del disco: será el próximo 30 de julio con su primer concierto en solitario en el Teatro Caupolicán, cuyas entradas salen hoy a la venta a través de Ticketek.

Si bien Amiga trata diversas problemáticas, el machismo y la homofobia parecen ser los ejes del disco. ¿Considera que estos son los temas más urgentes en Chile?

Tiene que ver con escoger las batallas. Si bien me preocupan muchos temas no me puedo transformar en una especie de Bono o Residente chileno, sumarme a todas las causas. Creo en hablar de lo más cercano que le toca a uno.

¿Y ha sufrido esa violencia o rechazo en carne propia, en las redes sociales por ejemplo?

Una cosa interesante que me pasa, al tener este canal abierto como figura pública, es el grado de homofobia que recibo a diario. No me afecta, porque sé de donde viene, pero me sirve como un recordatorio de que hay gente que recibe todos los días esa misma violencia con una intensidad mayor y que no tiene herramientas para combatirla o racionalizarla. Yo no soy el vocero de ellos, pero me sumo al esfuerzo de parar esa violencia desde mi trabajo.

¿Estos problemas se ven en la escena musical también?

No es distinto a otras esferas. Desde la participación femenina en carteles de festivales hasta el machismo descarnado en las letras de Alvaro Henríquez. O desacreditando el feminismo, como hizo mi estimado colega Cristóbal Briceño. El tema es que el esfuerzo por buscarle las fallas al feminimo es mayor al esfuerzo pro-mujeres. Sin ir más lejos, Henríquez o Briceño no han escrito hasta ahora una canción tipo “Corazones rojos”, pero sí han escrito esas otras canciones. Esa es una decisión, es la fuerza de la cultura actuando a través de ellos.

Sobre el autor:

Andrés del Real |
Sub-editor de Espectáculos de La Tercera.